Arrierías 70

Longitud del tiempo

herencia y códigos de sangre

voces provenientes del lugar sin nombre

invisible razón que consume los sentidos.

¿Cuántos laberintos transitados en la soledad temida,

para despertar a la soledad bendita?

Alejandra Pizarnik, golondrina herida

ante la ventana de cristal

cuando huir era la mejor salida.

Volar es la verdad secreta

Infinito hilo de la incongruencia

mundo que conspira en el abismo de los grandes desafíos

fragilidad que desgarra la sensibilidad

 Vértigo y náuseas en la ruleta de los días

remolino que consume las palabras

 ansiedad sin descanso

sombras, cuando la luz encandila la conciencia.

Redención intercesora

herencia de la palabra para exorcizar

pasión condenada, traición libertaria

coitos para apagar la decepción

lechuza eterna de las noches sin regreso.

Lujuria que duerme en los vacíos del ser

 entrañas contorsionadas

sin confrontar las heridas acumuladas

 la piel que llora y se agita

gime en el placer

de orgasmos sin medida 

Linaje de la locura

Príncipe Payaso roto, sonrisa herida

voces que te habitan y que logras asustar

joker en el juego solitario

Frida Kahlo, “Para qué quiero piernas si tengo alas para volar”

 no bastaban tus pies descalzos

 ni tus manos para plasmar

lo inexplicable de un dolor incomprendido.

Secreto y renacer de la muerte

despertar para seguir durmiendo

donar una sonrisa a la línea gratuita

de la felicidad imbécil.

Llorar por dentro para ignorar el frío

cuando los tentáculos asfixian

defenderse con locura hasta

morir mil veces.

// Ilustración de Linaje de la Locura.

Nota de la autora.

Linaje de la Locura y su respectiva ilustración también de mi autoría.

Este poema participó en el IV Encuentro Internacional de Fridas de Barcelona y el Mudo, con la dirección de la poeta Rosa Suñé.

Cincuentenario

“La luz es solo luz en la memoria de la noche”

 Alejandra Pizarnik

El amor te llamaba cuando tu no estabas

lo indecible es la coartada para la  infelicidad

las piezas del rompecabezas

no encajaron para ti en este mundo.

Sábanas de seda,  de hilo, de piel

guardan los secretos de tus palabras

 inscritas sin pudor 

 ante el asombro de nuestra mente disfrazada.

El erotismo sucumbe, los gemidos se apagan

las noches son cobardes

 los besos no se acaban

sin limites  todo queda al poder de la palabra

 para desangrar hasta morir

irremediablemente

los versos eróticos descansan

en la humedad olvidada de la linfa muerta.

Sensibilidad que obliga

a resguardarse en lo temido

lo incomprendido de lo real

PRÍNCIPE PAYASO y  LECHUZA son lo mismo

FRIDA KAHLO y tú, y yo, y todos peregrinos

con la fatiga que condena

 por las injusticias de una sociedad

que duerme pesadillas.

Dualidad eterna y rutilante

lechuza  para  levantar el vuelo que nos concilia

levitar sin comprender si hay destino.

Total Page Visits: 83 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply