Poema al Patrimonio Cultural Cafetero 

                              

 Armenia, 14 de octubre 2012

Laderas de cadenas montañosas

Trenzadas por los arcanos milenarios

Acuarela y umbral de colores y sabores 

Seducción de los colonos, cunas de amor y poesía.

Fértil cordillera Andina

Fuerza y pasión son el sustento

Ancestros forjados con los sueños

Desde la hoguera familiar de los recuerdos.

Cultivos de café, coplas y tipleros

Terruño de jardines y emociones campesinas

Leña y fuego sudor de jornaleros

Conquistando la bendición de la cosecha.

Cumbres de árboles sagrados

 Guías y portales mensajeros

Luciérnagas centinelas, ropaje de la noche

 Lunas romanceras despiertan los idilios

Hombres y mujeres de recio ensamble y gallardía.

En las ventanas divisando la nostalgia

Rostros curtidos reflejan los recuerdos montañeros

Ancestros y legados de experiencia

Tejido de historias que transitan

 Generaciones de pieles nuevas

Despliegue creativo de artesanos, escritores y poetas.

Plazas, templos, casas y solares

Eclecticismo arquitectónico europeo

Conservado por la historia legendaria

Guirnaldas de pétalos perfumados

Visten balcones soñadores

 Visitados por aves de asombrosa belleza

Mariposas y colibríes suman en febril encanto

La Rana, emblemática habitante de las plataneras

Orquestan sus tonadas en las noches veraniegas.

Antioquia, Caldas, Risaralda, Quindío y Valle del Cauca

Raíces y aventura esbozan identidad tan aguerrida

Paraíso esculpido desde el cielo

Caminos del café… suspiro de leyendas

Patrimonio de la humanidad. Orgullo de Colombia.

Honremos las especies amenazadas de extinción

Con ruegos a la tierra y cantos al agua

Ojo de los ríos, parir de la vida

Poesía a la palmera, conciencia despierta, para un nuevo amanecer.



Poema escrito para la convocatoria de la Revista Palabra Infinita, Aguadulce, Veracruz México, tema: “EL AMOR QUE SE LLEVÓ LA PANDEMIA O CRÓNICA DE LA PERDIDA”.

Sara Lucía Ospina Fayad.

…… ………………………………………………………………………………………………………………………….

Yamal, Me desperté con esta palabra no sé si en mi mente no sé si la escuchaba o era la voz del pensamiento oculto.

Inmediatamente y antes de salir del estupor del sueño, abro la página de Google, Yamal: Península que se interna en el océano Ártico, “fin de la tierra” en la lengua de sus habitantes indígenas nenets, y nombre para niño o niña de origen árabe que significa “belleza”.

Nace el poema para: “El AMOR QUE SE LLEVO LA PANDEMIA”

YAMAL

 Caer al abismo sin limitaciones

Encontrar las fosas de los moralistas

Invadir la nostalgia de los huesos

 Dejar que el alma desgarrada por el juicio

Conozca el fango del vacío.

Exprimir la gota de la miseria, para destilar los miedos

Encontrarse cara a cara con la luz en la oscuridad sublime

Entender que no es suficiente darse sin medida

Ni la medida cumple su destino.

Esquivar la flecha del escrutinio

 Trampa de la horda que vaticina la caída

 Juicios que a ciegas bombardean sin sentido

Buscar en los recodos de la existencia muerta

El gramo de chispa para iniciar la obra que reclama el día.

 Encontrar en la paleta

El color con aroma de imposible

 Los cromáticos dan vida a la palabra

Inocente la hoja en blanco abre su perfume

 Y la mariposa negra, ondula sus alas

En la noche que despierta el pasado.

Ser cordero, ser misterio

Excreción del pensamiento

 Que socava el exterminio de la dignidad

  Nobles pensamientos no alcanzan la mirada

Desde la tribuna de la opulencia.

Ser sepulcro para besar la soledad sagrada

La comunión del pensamiento no encuentra morada

Subyace el sentido del amor y la ternura incomprendida

Conspiran los necios en busca de estrategias.

Tenderse sobre la penumbra a divisar el cielo

Desvelarse en la noche con las tres estrellas

Buscar la estela de los astrólogos magos

Y en la piedra filosofal escribir anhelos

De un nuevo despertar universal.

Eslabón que surca el cosmos llenándolo de paz

La brújula apunta la esperanza, el viento exhorta la mirada

La pandemia se ha llevado vidas en su esplendor

Y Portales de amores muertos

Por el virus de la melancolía.

Total Page Visits: 242 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply