El pasado 24 de febrero, el mundo presenció el poderío ruso con la orden dada por Putín para invadir Ucrania, la prensa se estremecía al documentar la avanzada rusa por territorio ucraniano, las potencias iniciaban sus discursos de paz y solidaridad con el pueblo ucraniano; la OTAN empezaba a condenar las acciones de Putín; una batalla diplomática se empezaba a desatar entre dos imperios del nuevo mundo.

Las acciones tomadas por Putín son totalmente condenables, esto para casi cualquier persona dentro de sus cabales es algo evidente; pero ¿solamente lo que hace Rusia es condenable?, veo a muchas personas tomando su posición, defendiendo las acciones Rusas a todo pulmón; mientras que otros, alaban las sanciones impuestas por la OTAN y creen que esta organización es la definición de «paz mundial»; pero ¿por qué debemos tomar una postura tan extremista?, considerando que ambas partes son exactamente lo mismo pero a diferente color. Ambos imperios buscan la monopolización de los combustibles fósiles, el control económico sobre el otro y la imposición de sus ideologías sin importar que costo tenga esto.

Demos un vistazo a como estas dos potencias tienen su imperialismo vivido ante los ojos del mundo.

Rusia y La OTAN han participado en conflictos armados en reiteradas ocasiones, interviniendo directamente o proveyendo de armamento a las partes que conforman estos conflictos. Por su parte, según un análisis realizado por la BBC a manos de José Carlos Cueto (2022), la Rusia de Putín ha invadido activamente a:

  • Chechenia (1999)
  • Georgia (2008)
  • Crimea (2014)
  • Ucrania (2022)

Mientras que la OTAN, según un análisis de La izquierda Diario a manos de Claudia Ferri (2022), ha invadido: 

  • Kosovo (1999)
  • Afganistán (2001)
  • Libia (2011)

Si bien, no tienen las mismas justificaciones u objetivos, comparten algo en común, el expansionismo ideológico, militar y político-económico para ambas partes.

El expansionismo ideológico, militar y político-económico, características claves del imperialismo, se evidencia constantemente en los diferentes conflictos en los que han participado Rusia y La OTAN. Especialmente, los combustibles fósiles son un común denominador en las regiones en las cuales ambos actores deciden participar/intervenir/invadir, tal es el caso de Ucrania. Según la revista Forbes con Palmira Tapia Palacios (2022), el 45% del gas que recibe Europa proviene de Rusia, Ucrania alberga gran parte de los gasoductos por donde transita este. La ofensiva Rusia tiene un claro interés en controlar las periferias territoriales de Ucrania que se extienden hacia Europa, esto representa un beneficio económico para Rusia; puesto que dejaría de pagar impuesto por tránsito de combustibles y así, lograr un paso más hacia la monopolización del mercado de combustibles fósiles.

Comparando las razones de Putín para invadir Ucrania y las razones de la OTAN para invadir Afganistán, encontramos varias similitudes.

  • Generalización de la población: tanto Ucrania como Afganistán sufrieron de una generalización en su población; en el caso ucraniano, Putín -luego de las protestas que lograron un golpe de estado al presidente pro-ruso Víktor Yanukóvich- acusa a su población de ser y promover ideologías Nazis; ahora, en el caso de Afganistán, la OTAN encabezada por U.S.A -luego de los atentados del 9:11- acusó a su población de ser y promover el terrorismo yihadista. En ambos casos esto es un juicio premeditado, puesto que las personas que representan estas ideologías son un mínimo porcentual dentro de la población.
  • Posición geoestratégica: Ucrania es un país de paso directo desde UE hasta el gigante ruso, esto lo convierte en un punto de interés para ambos imperios, tanto el ruso como el de La OTAN. En el caso de Afganistán, es un país situado en el corazón asiático, entre un cruce de caminos desde Eurasia hasta Asia central, China, India y oriente próximo; además de encontrarse cercano a potencias nucleares como Irán, China, Pakistán, India y Rusia. Esto fue de sumo interés para la OTAN, puesto que tendrían su pequeño patio trasero para vigilar estas potencias nucleares.
  • Combustibles fósiles: Ucrania, como ya se ha mencionado, alberga gran parte de los gasoductos por donde transita el gas ruso, controlar esto sería estratégico para la no dependencia de otro país en la exportación de gas ruso. Afganistán tiene grandes reservas de petróleo a lo largo de su territorio, mucho de este se encuentra en yacimientos totalmente vírgenes. Resulta evidente el interés de los países de la OTAN por explotar el crudo afgano, por ello el preacuerdo antes de la invasión era la construcción del oleoducto del Mar Caspio, pero este se incumplió.


Considerando las similitudes entre ambos «bandos» y observando el modus operandi de ambos, vale la pena cuestionarse si nosotros, como parte del vulgo mundial, debemos someter nuestras ideas al uno o al otro; ¿debemos los sometidos estar del bando imperialista ruso o del bando imperialista de la OTAN? considero que no, con simpleza; no se debe apoyar ningún tipo de actuar imperial, condenar al actual y no olvidar al pasado.


John Alexander Rincón Montano

Estudiante de Comunicación social-periodismo 2022-1

Universidad del Quindío.

Total Page Visits: 149 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply