En época pasada, desde segundo de primaria, se hacía énfasis en la enseñanza de los aspectos relativos
a la historia de la Patria Chica, cimentando valores, civismo y sentido de pertenencia.
“Caicedonia”, nombre de mi población, nos llena de alegría y enorgullece a muchos.


Fundada el 3 de agosto de 1910 e inaugurada como municipio el 20 de abril de 1923. El acta de inicio
de vida jurídica fue firmada por el doctor José Ignacio Vernaza, Gobernador del Valle del Cauca; el
General Pompilio Gutiérrez; el doctor Daniel Gutiérrez y Arango y los señores: Marco A. Urrea García;
Juan de Dios Giraldo Urrea; Ramón Serna Giraldo, Nazario Maya S.; Félix A. Villa G.; Marco Gaviria;
Maximiliano Henao; Miguel A. Restrepo; Rogelio Jaramillo B.; Enrique Roldán Ossa; Miguel Ángel Valle.
Este mismo día 20 de abril fue nombrado Alcalde, el señor Nazario maya y Suplente el señor Rodolfo
Gómez Patiño (Ordenanza 21 – 1923). Los actos protocolarios en el perímetro urbano se llevaron a
cabo en las casas del doctor Daniel Gutiérrez y Arango y de don Paulino Henao; edificaciones que aún
se conservan en el marco de la “Plaza El Carmen”. Firmada el acta se emitió el Decreto el 1º de
septiembre de 1923. Ya con sustento jurídico, se inició la preparación de las elecciones para el primer
Concejo Municipal elegido el 12 de octubre de 1923, conformado por los señores José Antonio
Restrepo A., primer Presidente; Eduardo Trujillo A.; Benjamín Parra; José Jesús Bedoya; Lazaro Correa;
Marco A. Urrea García; Ramón Serna Giraldo, posesionados el 1º de noviembre de 1923.
Aquí cobra sentido la celebración del 20 de abril como día del “Caicedonismo”.


“La pérdida del pasado equivale a pérdida de madurez”. (Agustín L. G.)

En Caicedonia, hemos perdido la pujanza y entereza de quienes colonizaron y fundaron nuestro
territorio, que con empeño y civismo emprendieron obras tales como: la Inauguración del puente
colgante sobre el Río Barragán. En ese entonces límite departamental del Valle del Cauca y Caldas. El
padre Camilo Villegas ofició una ceremonia religiosa, pronunció un emotivo discurso resaltando en la
gente el civismo y amor por su comarca.

“La pérdida del pasado individual o colectivo, es la gran tragedia humana”. (A )

¿Qué ocurre hoy con el puente sobre el Río Barragán, límite departamental del Valle del Cauca y del
Quindío? ¿Nos conformamos con comentar que está destruido?


Algo ocurre en nuestra comunidad Caicedonense, vamos como a la deriva, no hay sentido de
pertenencia. Estamos siendo inferiores a nuestro compromiso de seguir construyendo futuro.
Es hora de despertar “Quien no echa raíces anda a la deriva y le resulta ajena toda continuidad”

Total Page Visits: 50 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply