José Emilio Yépez

Cuando nos acercamos al 31 de diciembre, regularmente hacemos un alto en el camino para evaluar los logros obtenidos este año de acuerdo a los propósitos que nos habíamos trazado el año inmediatamente anterior.

Pero el 2020, que año más difícil, atípico y turbulento.

La aparición de la pandemia mundial con todo lo que está produciendo en la salud física, económica y familiar, la corrupción rapante que hace alarde de impenetrable en muchos países del mundo, pero especialmente en el nuestro, y los bruscos cambios de hábitos para poder intentar defendernos de una posible infección del COVID, hizo que para la mayoría de nosotros, fuera imposible cumplir con las metas propuestas para este año.

Independiente de cada propósito y buena intención, la realidad es que el devenir y los augurios no son alentadores debido a lo que hemos vivido este año y las proyecciones de lo que se viene de acuerdo a las ultimas noticias.

La mutación de la cepa del COVID presenciado en el Reino Unido, los altísimos niveles de infestación mundial del coronavirus el día de hoy y en parte debido a la indisciplina social,  la recesión económica mundial, y la muerte de seres cercanos y muy estimados debido a la incidencia y efecto de la pandemia, hace que las sombras negras sigan presente en el firmamento, y al parecer, por muchísimos meses más.

Basándome en ese hermoso tango-vals que hace referencia a las tres cosas más importantes que hay en la vida……me arriesgare a hacer mis augurios para el 2021:

SALUD: Muy crítica y difícil. Veremos morir o padeceremos la penosa enfermedad generada por la pandemia, viendo como aparecen mutaciones mucho más severa del virus, como colapsa el sistema de salud en muchas regiones y como las ciudades y grandes capitales seguirán convirtiéndose en foco de la pandemia. La esperada vacuna no va a tener un desarrollo tan acelerado como lo quieren presentar los mandatarios en sus países, y aun, genera desconfianza por la falta de la medición de su efectividad y posibles daños colaterales que genere en los seres humanos.

DINERO: Si la salud se vio afectada, el bolsillo y la economía mundial mucho más. Indicadores como el BITCOIN que tuvo este año un alza de más del 225% nos muestra como el sistema económico mundial empieza a cambiar, cerrándole la puerta a segmentos económicos tan importantes como el transporte, hotelero, turismo, restaurantes, y afectando de manera severa, los demás segmentos económicos. Se salvan entre otros, el farmacéutico, el de tecnología y telecomunicaciones.

Y EL AMOR: Tal vez el que podrá seguir saliendo fortalecido. Aunque muchos hemos perdido seres muy queridos e importantes a causa del coronavirus, se pudo notar que el aislamiento social responsable, los toques de queda y las restricciones en la movilidad, nos obligaron a pasar mucho más tiempo con nuestros seres queridos y familiares. Que la capacidad de resiliencia se hizo presente en nuestros hogares, y que definitivamente lo más importante y valorado es lo que la vida coloca junto a cada uno de nosotros

Auguro, por otro lado, que nuestra revista digital ARRIERIAS se seguirá consolidando y vera aumentado el número de lectores y seguidores gracias a esa generosa recomendación y multiplicación del link que ustedes hacen con tanta responsabilidad.

Para todos ustedes, mil y mil gracias por colocar atención a nuestras publicaciones, y a mis compañeros de ARRIERIAS mi sentimiento de aprecio y gratitud.

Espero que el todopoderoso permita que nos podamos volver a encontrar en las próximas ediciones y que en un futuro cercano, podamos recuperar la normalidad que tanto añoramos

FELIZ NAVIDAD Y PROPERO AÑO NUEVO.

Total Page Visits: 311 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply