Arrierías 86

NOCTURNA

Cuando el sol se pone

            mi vida cobra sentido,

            solo entonces

                        recorro caminos,

                        escribo versos,

                        leo a Clarice Lispector,

                        interpreto a Natalia Lafourcade,

                        visito la playa,

                        regreso al pueblo de mi niñez.

Bromelia, anturio y clavel

            convergen en mí.

                        Viajo entre dimensiones,

                        vislumbro la luna,

                        organizo una puesta en escena.

Me despiertan los zarpados

            y desgarradores gruñidos

                        de un monstruo nocturno.

El día es inexistente

                        el tiempo no transcurre.

PRENDAS

Solía ser yo

            sin adiciones.

Luego cargué un nombre,

            añadí lamentos.

Fui otra,

            narré historias.

Supuré mi herida,

            poblé otro cuerpo.

Sonreí al espejo

            de donde surgió otra niña

                        y escribió versos.

Dormí en la noche,

            soñé con otra.

Al caminar bajo la lluvia

            mi alma fue suplantada.

La multitud de nombres me agobió.

                        Fui entonces solo materia inerte.

            Extirparon mi cuerpo sin nombre.

FANTASMA

Camino por el pavimento al atardecer,

            persigo la luz crepuscular.

            Ignoro cualquier dolor menstrual

            y me afirmo a mí misma su inexistencia.

Paso junto a un huerto de tomates,

            destrozo la joven planta a mi paso.

            Escucho una queja lejana

            y pisoteo el vientre de un hombre moribundo.

Me repito constante

            que nada de esto sucede con certeza,

            puedo ser solo un personaje literario,

            la animación de un estudio,

            la quimera de un demente,

            o un experimento virtual.

Traspongo todo y no existo

            o nada existe y todo me traspasa.

                        Intento descubrirlo.

ARQUETIPO

En el espejo ovalado

            habita una niña sin alma.

Crea un mundo en miniatura

            mientras busca replicarme.

Observo su rostro

            carente de belleza,

mientras mi niña interior    

            la desgarra.

Su cuerpo sin articulaciones

            parece llamarme.

Hago trizas el espejo

                                    del cual brotan

            cinco mariposas blancas.

Ninguna sombra acompañará mis pasos.

            No habrá gemela con vida,

            ni reflejo en los cristales.

Reposa en el suelo

un lirio carbonizado.

                                                  Del libro de reciente publicación: De quimeras y de cabras.

Anid Jocabed, nació en septiembre de 2001, estudiante de español y literatura de la Universidad del Quindío. Reside en Calarcá. Gestora cultural y tallerista. Es una de las más notables y activas escritoras jóvenes del departamento. Editora y poeta. Dirige la revista Tzintzun y el plegable de poesía Quinde, ambas publicaciones dedicadas a promover el trabajo femenino en diversos géneros.  Este año fue invitada a la Filbo 2024 a presentar su libro y su proyecto editorial Seusba.

Total Page Visits: 27 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply