.

E1 . En la tierra de la zafra. 

La alcaldesa descendió por la escalerilla del C875 de Cubana. A su lado iba Álvaro más feliz que recién casado. Los acompañaba Angélica Lozano quien lucía esplendorosa de vestido formal. Miguel Díaz Canel había ido a recibirlos al propio aeropuerto. Mientras descendía las escalerillas recordaba sus viajes a Cuba. Había sido una ferviente admiradora de la revolución de Fidel. Guardaba memorias periodísticas de su entrada triunfal a la Habana. En compañía de Camilo Cienfuegos  y del paradigmático Che Guevara. Miguel Díaz Canel estuvo atento a los despliegues de seguridad. Recibió a la alcaldesa con un colorido arreglo de flores. Con suprema elegancia, ella se embriagó de su aroma cautivador. La impresionaron el profundo azul de los ojos del mandatario. Y la firmeza de la voz que ya conocían los cubanos. El cuerpo formado  y  la estatura coincidían con la voz. Alvaro tomó el arreglo de flores para facilitarle el desplazamiento. Una limusina los esperaba al final de la alfombra roja. Alvaro entregó el arreglo a un funcionario del consulado colombiano.  Subieron a la limusina y empezó el desfile de bienvenida. Miguel Díaz Canel les preguntó sobre las condiciones del viaje. Los felicitó por la iniciativa del homenaje planetario a Gabo.  En el transcurso les contó varias anécdotas con el Nobel

E2. Evito los destinos extraviados

«No olvidaré con Gabo la inauguración de la escuela IECTV.[1] El diecinueve  de diciembre de mil novecientos ochenta y seis. Desde 1985 le habían dado muchas vueltas a la idea. Barrí, Estupiñan y él soñaban una escuela de cine latinoamericano. Compartieron la idea con el comandante Fidel, quien se entusiasmó. Y fueron una cosa: imaginar, diseñar y hacer la escuela. Al año siguiente llamaban a Cesare Zavatini a quien admiraban. Tanto por el magistral guión de»El ladrón de bicicletas. Como por la honestidad de su propuesta:  el neorrealismo italiano. Otra anécdota con Gabo fue cuando lo invite al Menjunje. Un estadero alternativo  pensado para abrir las cerradas mentes cubanas. «Olvídate, evito asistir a reuniones de personas con destinos extraviados». Como  buen costeño Gabo padecía de machismo y de homofobia  Quizás por esa condición nunca intervino ante Fidel  por Arenas. Aunque  me comentó la particular actuación del español Javier Barden. Consideraba «Antes de que anochezca» una historia desgarradora bien desarrollada. Se había alegrado mucho del premio Óscar para Javier Barden. Aplaudía su fenomenal actuación  en  «No es país para Viejos». Ahora  reviso mi vida  y agradezco haber conocido a Gabo.  Quien desde la literatura ofreció inspiración a mi quehacer político. No imaginan cuantas veces me he preguntado ¿Qué haría él?»

E3. El Bogotazo escenario premonitorio.

– ¿Usted sabe cómo  se conocieron Fidel Castro y García Marquez? -Preguntó Angélica Lozano desde la comodidad de la amplia limusina. Claudia le apretó la mano con complicidad aprobando  la pregunta. Díaz Canel le clavó su penetrante mirada pero respondió amable:

– Mira Angélica, existen varias versiones todas pendientes de la confirmación. Especialmente de un particular historiador y escritor quindiano Jaime Lopera. Lo dijo en tono de broma y así lo advirtieron.

La respuesta del presidente.  les dejó una certeza: las vigilaban. Miguel  percibió la sospecha en los  rostros de sus invitada.

– Jaime Lopera, aclaró, fue el único quindiano en Prensa Latina. Una ingeniosa estrategia del comandante Fidel para defender la revolución.Ya avizoraba la zambapalos de desinformación que les caería inmediatamente. Gabo y Lopera trabajaron juntos en la filial de Bogotá. Al parecer, continuó el presidente, los dos vivieron «el Bogotazo»

– Claro que sí su excelencia -intervino Alvaro con tono informado. Jaime Lopera me lo contó, aunque allí no se conocieron.

  • Cierto Alvaro pero no he dicho que se conocieron allí. Sólo he dicho que ambos, Gabo y Fidel, lo vivieron.

– Disculpe su excelencia, entonces,¿cuándo se conocieron Gabo y Fidel?

  • Alvaro, Lopera debió haberte contado que se encontraron en Cuba. En un encuentro internacional de juventudes organizado por nuestro comandante.

E4. Quiero reencarnar en Gabo.

  • Su excelencia -continuó Álvaro- imagino que escuchó hablar sobre Gabo. Quiero decir escuchar al comandante  Fidel Castro referirse a Gabo. A decir verdad, contestó Miguel Díaz Canel-, en muchas oportunidades. Para nadie es un secreto la  entrañable amistad entre ambos. En diversos momentos le escuché decir: “Quiero reencarnar en Gabo”. El comandante expresaba admiración y cariño por el nobel colombiano. Se reunió con él para celebrar cincuenta años de amistad. También invitó a Mercedes Barcha con quien tenía especial complicidad. Es legendario el tiempo que gastaban compartiendo sus mejores recetas. Es histórico igualmente cuando Mercedes lo sacó de su cocina. Fidel le daba instrucciones sobre cómo debía cortar la carne. «Comandante, usted  puede mandar en la isla, aquí mando yo». En una oportunidad me contó cómo había conocido a Gabo: «Prensa Latina la agencia cubana de noticias acababa de nacer. Ésta contrató, entre otros, los servicios de un periodista colombiano, Era un modesto periodista que se llamaba Gabriel García Márquez, Nadie podía suponer que había un Nobel por el medio. O tal vez él sí, porque tenía una “descomunal” imaginación. Era hijo del telegrafista del correo de un pueblito colombiano. Compartía suerte con un montón de hermanos, como era costumbre. A pesar de eso su padre pudo enviarlo a estudiar».

E5. Incomodidades de una amistad.

– Álvaro, la amistad de Gabo con Fidel le causó muchas dificultades. Larga es la historia del veto de los Estados Unidos. Gabo integró el grupo fundador de periodistas de Prensa Latina. La agencia cubana de noticias creada por el comandante Fidel. Poco tiempo después del triu[2] nfo de la revolución, en 1959. Empezó en Bogotá con Plinio, Gabo, Lopera, Barcha y otros. En 1961 abrieron oficinas de la agencia en Nueva York. Entonces el FBI empezó a seguir los pasos del escritor. Edgar Hoover, su director, decidió investigar su afiliación  con Castro. El propio Hoover firmó una orden en febrero de 1961. «Sí entra a Estados Unidos el FBI debe ser avisado».Ya instalado en México, Estados Unidos le negó el visado. Veto que levantó Bill Clinton, reconocido admirador del nobel colombiano. «Cien años de soledad’ era la novela favorita de Clinton. Eliminó las exclusiones que le evitaban entrar a Estados Unidos. Su propósito invitarlo a la Casa Blanca, hacerse amigo suyo. El archivo  de García Márquez contenía rico material gráfico inédito. El archivo de la Texas University conserva material con Fidel. Además de libretas con anotaciones sobre sus viajes a Cuba Así como un discurso y tres artículos mecanografiados por Castro. «Gabo tenía facilidad para hablarle al oído a los poderosos».

E6. El primer encuentro.

El propio Gabo testimonió su primer encuentro con  Fidel Castro. Lo hizo en una entrevista para la periodista Estela Bravo. «Cuando lo vi por primera vez trabajaba en Prensa Latina. Acababa de fundarse Prensa Latina, yo soy de los fundadores. Es decir, del equipo de periodistas fundador de Prensa Latina. Aquella era una época muy cerca a la Revolución Cubana. Había un avión de Panamerican que volaba: Barranquilla, Camagüey, Miami. Entones yo estaba haciendo escala en Camagüey para La Habana. El avión en el que debía montarme se demoró mucho.  Un Vizcount de la cubana; no llegaba por mal tiempo. Y de pronto una movilización y era Fidel que venía. Y venía Celia Sánchez con él, entonces Celia nos presentó. Luego que nos presentó conversamos algo con el comandante Fidel. Él se movilizaba en un DC3 que llamaba Pico Turquino. Ese  avión, Pico Turquino,  estaba aparcado allí en aquel entonces. Cuando terminó de almorzar se aprestó a salir: «No podemos. Hay  lluvia y temporal hasta La Habana»: según le comentaron.Y entonces Fidel dijo: «No, señores nadie detiene la Revolución.Me quede preocupado en el aeropuerto temiendo tener la primicia. La última vez que se vio con vida a Fidel. Pero cuando llegué a La Habana vi el Pico Turquino».

E7. El segundo encuentro

Gabo también le contó a Estela Bravo su segundo encuentro. «Yo dejé mucho tiempo sin venir a La Habana, aseguró. Yo dejé doce años sin venir después de Prensa Latina. Y volví antes de Angola porque estaba interesado en Angola. Pero ya teníamos Fidel Castro y yo relaciones por  amigos. Lo que realmente consolidó finalmente esa relación fueron los libros. Le pregunté ¿qué estás leyendo? me dijo: no tengo tiempo. No tengo tiempo de leer por estar leyendo sólo documentos. Que me parece lo más horrible, estéril y muy estresante. Te voy a traer libros para descansar; le llevé bestsellers. A él no le traían bestsellers; le regalaban lecturas importantes. Lecturas que al final terminaban siendo agotadoras y muy aburridas. Recuerdo que el primer libro que le regalé fue Drácula.  Le regalé el Drácula original, el  libro de Bram Stoker. Estaban en una maniobras militares en Pinar Del Río, creo. En las maniobras Fidel Castro estuvo trabajando todo el día. Le entregué el libro a las once de la noche.Y al día siguiente llegó a las maniobras sin dormir. No  me  dejó dormir el libro que me trajiste, dijo. Luego le traje «El año de la peste» de Defoe. Entre otros libros  de muy buena literatura pero entretenidos, distraídos.»

E8. Un historiador riguroso.

  • Angélica y te digo: Jaime Lopera es un historiador particular. Jaime Lopera no admitiría en sus obras estos diálogos apócrifos. Él es un intelectual colombiano con dos bien probadas condiciones. Un historiador de renombre y un escritor de idéntica nombradía. Además un promotor del rescate y devolución del Tesoro Quimbaya. Una colección patrimonial regalada a España por un presidente lambón. Carlos Holguín quien entregó el tesoro  sin cumplir requisito c[3] onstitucionales. Como un reconocimiento a la reina María Cristina de Asburgo. Por un laudo arbitral de la reina favorable a Colombia. Lo cual equivaldría a una contemporánea  coima del perverso Odebrech. Porque si algo distingue a Jaime es su rigor histórico. Tanto que ha dejado de publicar obras por incertidumbres históricas. Por ejemplo el regreso del cadáver de Gardel a Argentina. Porque no pudo documentar la existencia del ferry en 1934. Gardel se pudrió años a orillas del río La Vieja. Cuando superó dudas Cruz  Kronfly había publicado una historia similar. Nada significó que su amigo Villegas le recordará a Gabo. No importa que la historia haya sido contada sino cómo. Desechó la novela y la envió al tacho de basuras. Cuando Jaime Lopera escritor mate al Lopera historiador habrá novelista. Y sin duda ustedes los colombianos lo disfrutarán mucho más.
  •  

E9. Un plagiario compulsivo.

  •  
  • Nosotros sabemos más de Jame Lopera que su amigo Villegas. Sabemos que Lopera considera a Villegas un plagiario compulsivo. El primer raponazo lo sintió cuando Villegas utilizó su «ninfeta.». Se lo hizo saber y lo comentó al poeta Elías. Villegas como respuesta realizó el vídeo poema «Juego de sombras». Realización audiovisual con la participación de Borges, su gato persa. En el vídeopoema recuerda la caverna platónica multiplicando realidades. Y desde las teorías del conocimiento niega un posible plagio. Con ello parecía justificar su derecho a utilizar cualquier material. Luego leyó «Un escritor muy joven con unas salas enormes». Artículo que le publicaron a Villegas en la revista venezolana Letralia. Villegas  utilizó párrafos enteros del texto «Mis años con Gabo». Y aunque lo explica en el artículo, no lo justifica. Luego lo volvieron a publicar en «Tras la cola de rata». Jaime quiso gritarle «Tomates verdes fritos» como una velada amenaza. Sólo expresó: «utilizar mis textos es servirle hamburguesas a veganos.» «Cola de rata»publicó: «Tras la huella del plagiario compulsivo».Un artículo sobre Jhon Hess que retrataba bien  a Villegas.Y paradójicamente era el propio Villegas quien lo había escrito. Mucho afecto debe tenerle Lopera a Villegas para soportarlo tanto. Angélica,ves como conocemos de bien los pormenores de Lopera.

E10 Gozoso abrazo cósmico.

Los funcionarios del régimen acomodaron a Alvaro en una habitación. Por su parte las mujeres fueron alojadas en otra habitación. Se miraron con pasión muy largo tiempo, luego apagaron luces.Se abrazaron a oscuras y una susurro a la otra. Desnudémonos y fundamos nuestras almas en un gozoso abrazo cósmico. Tu lengua multiplique placeres en la caverna del dios escondido. Regresemos a batallar purificadas de la comunión de nuestros cuerpos. Que cada caricia produzca en nosotras infinidad de goces siderales. Que la noche prolongue en nosotras los cantares de grillos. Y el aroma de sus azaleas nocturnas perfumen nuestro aliento. Has de ésta una noche que recordemos hasta el final. Y olvidemos en la isla nuestras múltiples dificultades y penas. Que cada palabra y cada suspiro nos fortalezca, nos repare.  Prolonguemos los placeres hasta el amanecer, saciemos nuestra copa apasionada Quiero agradecerte tu indomable lucha hombro a hombro, sin rendirte. Y recordarte si alguna vez desfalleces que también estoy aquí. Celebremos esta mágica aventura por nuestro amado Nobel de literatura. Quien también se ha convertido para nosotras en dios tutelar. Alvaro durmió solo en la isla soñando con el poder. Recurrió a estrategias manuales para apaciguar su ardentía y soledades. Fue una noche de caricias incontables, luego todo fue silencio.

E11. Azarosa huída.

Rodrigo Daneyros se destacaba entre el séquito que los acompañaban. De rostro sietemesino,  llevaba lentes adheridos al rostro con cinta. Un elástico que le recogía la abundante y sucia cabellera. Concluía su rostro inarmónico una sonrisa con una dentadura incompleta. La inmensidad de su estatura intimidaba y producía mucho  temor. La  élite de la KGB lo había entrenado en Moscú. Entrenó a los centenares de soldados cubanos participantes en Angola. Su apabullante sombra se proyectaba en el lugar menos pensado. Las había estado vigilando la interminable noche de caricias incontables. Y sin embargo padecía tanta orfandad que se hacía adoptable. Y ellas terminaron siendo mamás adoptivas del despavorido Rodrigo Daneyros. De tal forma que él estaba cuando tuvieron que huir. Los disidentes del régimen habían comenzado una jornada de liberación. Repentinamente llegaron tres equipos de salvamento que les habían enviado. Rodrigo Daneiros los saludó y los reconoció como hombres leales. Se distribuyeron  atendiendo las estrategias de guerra propuestas por Daneyros. Iniciaron una huida incierta con los retazos de información recibidos. Pasaron por el espléndido salón de los helechos y salieron. La Plaza de la Revolución se convirtió en un hervidero. Gritos, explosiones y caos crecían y crecían de manera incontenible. Finalmente cada cual cogió por su lado y se perdieron.

FICHA TÉCNICA INICIAL:

C.A.Villegasuribe. MSC10. 6E. P.U: La, No, Su, Álvaro, El, Gabo. P.T: 1.260. Autor. Mibonachi Sostenido en Clave diez. Seis entradas Palabras Umbral: La, No, Su, Álvaro, El, Gabo. Palabras Totales: Mil doscientas sesenta

FICHA TÉCNICA FINAL:

C.A.Villegasuribe. MMSC10. 11E. P.U: La, No, Usted, Su, Álvaro, El, Gabo, Angélica, Nosotros, Los, Rodrigo. P.T: 2.310. Autor. Mibonachi Múltiple Sostenido en Clave diez. Palabras Umbral: La, García, Cuando, Una, Qué. Palabras Totales: Dos mil trescientas diez.

Memoria de autor

Carlos Alberto Villegas URIBE. Escritor, artista, gestor y periodista cultural (Calarcá, Quindío, Colombia, 1961). Ph.D. Cum Laude en Lengua, Literatura y Medios de Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid, UCM (España). Tiene estudios de Maestría en Escritura Creativa de la University of Texas at El Paso, UTEP (Estados Unidos). Fue profesor universitario. Creó la cátedra Psicogénesis de la Risa en la Facultad de Psicología de la Universidad Javeriana (Bogotá, Colombia). Director de la revista Termita Caribe y del Boletín de la Red de Estudios Interdisciplinarios sobre la Risa —REÍR—, T.A. en la Revista de Literatura Mexicana Contemporánea en la Utep. Ha publicado los ensayos La caricatografía en Colombia: Propuesta Teórica y Taxonómica; Caricatografía y periodismo, y el libro de relatos Cuento contigo. Ha publicado en revistas de Colombia e internacionales. Fue becario del programa Becas de Alto Nivel para Profesionales de América Latina (ALBAN) de la Unión Europea. Como artista plástico ha recibido premios y menciones en los salones regionales del Quindío. Además, fue distinguido con la Orden al Mérito Literario Ciudad de Calarcá 128 años, con el Escudo del Departamento del Quindío por su aporte a la cultura y con el Premio Will Eisner (2017) en la modalidad Vida y Obra del Colectivo Cultural Comic Sin Fronteras (Pereira, Colombia.)

.


 [1]

 [2]

 [3]

Total Page Visits: 550 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply