Nosotros que por fortuna vivimos en un país tropical donde el clima es benigno en la mayoría de sus regiones, y específicamente, en el Valle del Cauca, donde la mayoría de municipios gozan de excelente calidez ambiental, es raro ver (solo en casa muy lujosas), chimeneas que sirvan para dar calor al ambiente y mejorar en bienestar la estadía de quienes allí se encuentran. Donde si encontramos muchas casas con este conducto para dar satisfacción personal y salida al humo de los hogares, es en el altiplano cundiboyacense, porque necesariamente muchos buscan encontrar el calor para esos días y noches en el cual la temperatura es muy baja y la luz muy escaza.

Sigue sorprendiendo gratamente que en Caicedonia, la Centinela del Valle del Cauca, exista un lugar adonde se halla una chimenea que llega hasta el cielo, ubicada exactamente al lado del santuario mariano más hermoso en cientos de kilómetros a la redonda y donde los que necesitamos el consuelo de la madre de nuestro señor Jesucristo descubrimos que allí hallamos, el calor y la luz, que solo la misericordia divina puede otorgar a quien los busca con FE.

Es una obra mágica que recoge un encanto extraordinario en una SANTA CRUZ, y que se ha convertido en lugar de peregrinación y lugar para darle descanso a las penas y alivio al alma.

Ubicada en el kilómetro 6 de la vía que conduce del municipio de Caicedonia a la vereda de Montegrande, y anexa al santuario Santa María Madre de Dios, fue acabada de construir el 3 de mayo de 2002 y se ha convertido en un referente para todos los peregrinos que la visitan, y quienes dan testimonio, que abrazando esta Santa Cruz, además de depositar en ella sus vidas, sus deseos de conversión y sus necesidades, reciben la promesa que sus peticiones serán llevadas al Dios redentor, a través de su santa madre, como si fuera una chimenea que llega directamente hasta el cielo.

Total Page Visits: 189 - Today Page Visits: 2

Leave a Reply