Arrierías 84.

Jairo Sánchez

La mayoría de los padres de familia y la gente sin afinidad con la educación, desconocen la variedad y diversidad de docentes que conformaron y aún conforman la planta de personal magisterial.

Nuestros maestros, algunos solamente con segundo de primaria, nos inculcaron las bases que más adelante difundiríamos en lo referente al conocimiento y la personalidad. Esos maestros, de las décadas del 50 y 60 tuvieron que solucionar sus necesidades con luchas aisladas y sin ninguna unión pues existía la diferenciación entre maestros de primaria y profesores de secundaria, lo que se manifestaba en recelos, trabajo aislado y miradas por encima del hombro. En el Valle, por ejemplo, existía la Asociación de Profesores de Enseñanza Secundaria, (ACPES), la Unión de maestros del Valle, (UMAVALCA) y CENEDUCADORES. Con tintes políticos cada una.

Quienes más ganaban eran los maestros de primera categoría que eran los normalistas, de ahí la importancia de ese proyecto pedagógico, era un anhelo “sacar la Normal”, pues permitía comenzar a ascender en ese escalafón incipiente.

A finales de los sesenta hubo un auge por la preparación docente y con los cursos de ascenso, la apertura universitaria de extensas y costosas licenciaturas, la llegada de misiones extranjeras con nuevas propuestas y actualización de personal y pensamiento en el Ministerio de Educación, se llegó a la necesidad de organizar la carrera del docente en un paquete de profesionalización, dándole sentido, significado e importancia al ser maestro, en cualquier lugar donde se ejerciera esta labor.

Liderado por Luis Carlos Galán Sarmiento se presentó al Congreso el llamado Estatuto Docente, que desencadenó la ola de luchas y protestas más recordadas en la lucha magisterial. La idea que se vendió fue que era lo más nocivo, perjudicial y excluyente que podía presentarse. Este pulso lo ganó el gobierno y el llamado Estatuto Docente fue el faro que durante años orientó y dignificó la profesión del maestro.

Rodrigo LLoreda Caicedo, implementó y solucionó la lucha con el Estatuto Docente.

Virgilio Barco organizó los pagos que, a veces llegaba enero sin pagar prima ni diciembre.

La represión desatada por el Gobernador Raúl Orejuela en el Valle, y su secretario de Educación Eusebio Muñoz Perea, ocasionó la suspensión por seis meses, sin derecho a la defensa, a muchos maestros del Santander de Sevilla y a mil ochocientos en todo el país.

Es ingrato el recuerdo del famoso presidente que invitó a montar en el tren de la revolución y cuando los maestros le reclamaron, los trató de “gritones y tira piedras” López MIchelsen.

Otra cara de la profesión era la salud. Ese Servicio lo prestaba el Seguro Social, centralizado en Cali y con cobertura solo para el maestro, más adelante, por lucha sindical se consiguió que una empresa llamada SEMEDE se encargara de prestar servicios a los maestros y su familia. Cuando se anunció que desaparecería y que llegaría un nuevo sistema que se debía pagar, hubo mucha resistencia, paros prolongados, promesas, incumplimientos y al final, desapareció SEMEDE con un mutismo sospechoso de Fecode.

Llegó, entonces la Ley 100, autoría de Juan Luis Londoño, ministro de Salud del gobierno Gaviria y con ponencia de Álvaro Uribe Vélez.

Desde el primer momento los maestros fueron cobijados por el régimen especial que los dejó por fuera de la mencionada ley y que, en resumen “El Sistema de Salud del Magisterio ofrece varias ventajas a sus a­liados cotizantes y benefi­ciarios, diferentes al sistema de salud del resto de los colombianos, entre las que se encuentran:

• El afiliado (docente o pensionado) y sus beneficiarios no deben pagar para recibir la atención médica o cualquier tratamiento médico, es decir que están exentos de pagar copagos o cuotas moderadoras.

• Tienen derecho a recibir atención y tratamiento de todo tipo de patologías, sin restricción (enfermedades si son de alto costo o catastrófi­cas como Cáncer, VIH-SIDA, insufi­ciencia renal crónica o aguda, patologías cardiovasculares, neurológicas y trasplantes).

• Tampoco necesitan tener períodos mínimos de cotización, lo que quiere decir que no importa si él o sus benefi­ciarios llevan 1 día, 1 semana, 1 año o 20 años a­liados al Fondo.

• No tienen ningún límite en los precios y cantidad de los medicamentos, siempre y cuando estén aprobados por el Invima.

Sin embargo, también tienen una gran desventaja y es que no pueden escoger cualquier EPS del mercado para que les preste el servicio de salud a él o sus benefi­ciarios, sino que tienen que someterse al contratista que resulte favorecido en el proceso licitatorio. Durante los 20 años de funcionamiento del Fondo se han mantenido básicamente los mismos prestadores. A pesar de que últimamente se haya buscado ampliar la oferta, no se ha logrado aún la participación de entidades grandes de salud o cajas de compensación.

• Programas de promoción y prevención de enfermedades que afectan el buen desempeño de la labor docente en el aula, tales como: lesiones de voz, lesiones músculo esqueléticas y salud mental.

• Atención disponible en el país en las diferentes especialidades y subespecialidades médicas y odontológicas.

• La atención odontológica especializada involucra atenciones de endodoncia, odontopediatría, periodoncia y cirugía.

• Servicios preventivos y curativos para el mantenimiento de su salud, e incluye acciones en: promoción de estilos de vida saludables, identifi­cación precoz de patologías, adecuada valoración y orientación de problemas derivados de la actividad ocupacional, educación en hábitos ergonómicos y prevención de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, tratamiento oportuno y adecuado de los problemas de salud y rehabilitación integral de incapacidades acontecidas por causa de enfermedad general o profesional.

• Servicios como laboratorio clínico básico y especializado, imagenología básica y especializada, electro diagnóstico y otros exámenes especializados.

 • Complementación terapéutica en nutrición, sicología, terapias (respiratoria, física, del lenguaje y ocupacional), ortóptica y pleóptica; suministro de medicamentos del mercado nacional, tratamientos especiales (entre otros: quimioterapia y radioterapia, cobaltoterapia, antitumorales, tratamientos VIH, etc.), trasplantes de órganos, prótesis y ortesis (aparatos o dispositivos, férulas, ayudas técnicas y soportes usados en ortopedia), suministro de lentes y transporte en ambulancia.”

• Los hijos entre los 19 y 25 años con dependencia económica total de los educadores a­liados y que acrediten su condición de estudiantes de dedicación exclusiva.

 • Los padres de los docentes solteros y sin hijos, mientras no estén pensionados y que dependan económicamente de éste.

• Las hijas bene­ficiarias que se encuentren en estado de embarazo, así como su recién nacido hasta los primeros treinta días de edad.

• Los beneficiarios de sustitución pensional (cuando el afiliado muere). • Los padres de docentes cotizantes que dependan económicamente de éste, que no estén a­liados a otro régimen de seguridad social en salud o de excepción y cuando los docentes no tengan como benefi­ciarios a hijos, cónyuge o compañero permanente”.

Como puede leerse, son muchos los beneficios que un régimen especial confiere. Faltan muchos beneficios más que el maestro debe conocer.

Existe una camisa de fuerza, es la no libre elección, los prestadores son los mismos con sus ventajas y falencias.

Obviamente, esto no es GRATUITO, al docente en ejercicio se le deduce un porcentaje y al maestro jubilado se le saca el 12% de su mesada. Si gana menos de tres salarios mínimos hay una escala de deducciones por puntos desde hace cuatro años. Si gana 4 millones debe aportar 480.000 mensuales. Este es un sistema solidario cerrado, es decir que todos los recursos producto de los aportes se usan exclusivamente para beneficio de los docentes a­liados al Fondo y sus benefi­ciarios. Como se señaló anteriormente, el docente no puede escoger cualquier Empresa Prestadora de Salud (EPS) para recibir el servicio de salud, sino debe acudir al único prestador del servicio médico asistencial a los docentes en su región. En el caso del Valle, Región 5: Valle – Cauca Nariño. Prestador: U.T. Suroccidente (Cosmitet).1.

  1. https://www.mineducacion.gov.co/1621/articles-253114_pdf_abc_salud_docentes.pdf.

Con la tecla control + click se abre o cópiela en su navegador de internet y ábrala para que pueda leer y comparar.

Esta es una lista parcial de beneficios y servicios para el maestro y su familia, (consultar documento 1). logrados a lo largo de muchos años de luchas, paros, despidos y sanciones. Se pasó de no tener nada a tenerlo casi todo con sus fortalezas y debilidades de todo sistema que está en construcción. Vale recordar que los primeros centros de atención al magisterio fueron vivezas de algunos médicos que llegaron a las secretarías departamentales de salud ofreciendo médicos generales, especialistas, rehabilitadores, laboratorio, imagenología, terapistas, etc., cuando en realidad acababan de hacer el rural y las secretarías en medio de sus afanes aceptaron esas propuestas que, fracasaron, como era obvio.

Ahora, el gobierno acaba de presentar a FECODE, una propuesta indiscutible y aprobada por mayoría, para modificar, primero que todo el manejo de los recursos y luego, ¿????, los servicios de salud.

Esta es la propuesta del gobierno, con la tecla control + click puede abrir el link, o si lo prefiere, copie esta dirección en su navegador y ábrala para examinarla.

https://www.fecode.edu.co/images/comunicados/2024/Presentacion_Modelo_de_Salud_FOMAG.pdf

Corresponde a cada maestro, si quiere, comparar lo que tiene y lo que le van a dar. Los maestros de hace 4 décadas siempre se quejaron del cambio y lo que se perdió al desaparecer SEMEDE. 2.

El día primero de abril del 2024, entre aplausos y genuflexiones se firmó el acuerdo entre el consejo directivo de Fecode y el ministerio de Educación para implementar el nuevo modelo de salud.

Según el video es la revolución y transformación. Como todo cambio debe ser para mejorar, esperamos la lista de los servicios, NUEVOS, y las mejoras a los existentes, centros de atención y referencia de pacientes, acceso a especialistas, preexistencias, cobertura familiar, y todo lo que se tiene hoy, que, si bien se puede mejorar, tampoco es lo malo como se ha difundido desde ministerios y gobierno.

Es posible que ningún maestro nuevo sepa que hubo una época que al maestro le pagaban con botellas de aguardiente cuando en el estanco se acababa el efectivo, que luego había que hacer cola en los correos para recibir el cheque, o en los colegios, o esperar al hombre del maletín que llevaba la plata en efectivo, o viajar a otra ciudad a reclamar el cheque y pagar comisión para que lo cambiaran.

Y como ahora el pago es muy cumplido, no hay recuerdos de los paros mensuales por demoras de varios días o semanas en el pago. Esto conllevó a la creación de un fondo que manejara la plata de los maestros y así no hubiera más paros ni demoras en la cancelación y mucho menos cambios en las reglas de juego. Esa entidad ideada y estructurada por el gobierno y Fecode se llama FOMAG, la joya de la corona porque maneja los recursos y la plata de la salud, sueldos, prestaciones, pensiones y jubilaciones de los maestros.

Nada más fácil que echar a rodar una bola que diga Fomag es corrupta, no hay ni señalados, vinculados y menos procesados, y si los hay deben pagar por sus actos, pero que FECODE esté de acuerdo con que sea un fondo del gobierno, para el gobierno, deja mucho que pensar.

Han cambiado mucho las cosas desde cuando se creía que el maestro vendía su trabajo, pero no su forma de pensar, a hoy, cuando con una desvergüenza descomunal algunos maestros se prestan para atacar una institución y exigir nombrar a alguien que no investigue o que engavete casos que pueden perjudicar a Fecode mientras que el maestro rural o de la escuela lejana, enseña a sus alumnos la división de poderes y respeto hacia la Constitución.

Cada docente que lea este artículo debe pensar que, por más impulsador de dirigentes sindicales que sea, que, por más que crea en la honestidad de algunos lobos disfrazados de oveja, es una constante verlos entregando lo que las bases han conquistado y ellos huyendo de la tiza y el tablero, o lo que se use hoy en día, pero sobre todo EXISTE UNA MUERTE SINDICAL EN VIDA, el día que usted deje de ser maestro y se retire, ese día usted desaparece para Fecode, organización que prefiere acudir a otras organizaciones, que tener en cuenta a quienes alguna vez fueron su soporte. La lista de nombres de esos dirigentes es muy larga y comienza en los municipios desde donde van ascendiendo hasta llegar al Congreso donde brillan por su ineficiencia, pero se lucran de sus beneficios.

Nota: Las EPS son un eslabón de una cadena cuyos componentes son las receptoras de los dineros, la Adres, Las EPS, Las IPS, los médicos y especialistas, los servicios complementarios, (imagenología, laboratorio, fisioterapia, recuperación, alta complejidad), los usuarios, subsidiados y contribuyentes, los beneficiarios, los pacientes crónicos, agudos y terminales.

Cada uno son una unidad que conforman el sistema de salud bien, regular o mal estructurado.

Quitar un eslabón sin afectar y sin tener en cuenta a los demás, implica un perfecto análisis y fundamentación de los que queden en la cadena.

¿Existe eso?

Total Page Visits: 39 - Today Page Visits: 1

Join the discussion One Comment

  • Luz María Orozco dice:

    Considero que es un artículo documentado, con conocimiento de causa, claro, analítico y que obliga a reflexionar… si lo entienden y se toman el tiempo de comparar lo que teníamos vs un modelo que finalmente es más para manejar (echarle mano a) los recursos de la salud del magisterio que no son pocos.

Leave a Reply