El 8 de marzo día internacional de la mujer, una fecha que congrega a diversas mujeres a reunirse para continuar la lucha por los Derechos, esta conmemoración surge en 1908 cuando un grupo de mujeres se encontraban manifestándose debido a las largas jornadas laborales  a las que se enfrentaban en la fábrica de textil Cotton de Nueva York, así mismo, pedían un salario igualitario y mejores condiciones laborales; los dueños de dicha fábrica ordenaron cerrar las puertas de la empresa, posteriormente las trabajadoras fallecieron debido a un incendio que se produjo en la fábrica ese día, este hecho unido a las diversas expresiones del feminismo que ya existían en ese entonces propiciaron un momento coyuntural que logra visibilizar aún más la lucha por la igualdad y la equidad de género. 

Por otro lado, el movimiento de mujeres surge en el siglo XVIII y aunque según Victoria Sau, (2000), aún no se le daba el nombre de feminismo ya empezaba a tener algunas de sus características como el ser un movimiento social y político “que supone la toma de conciencia de las mujeres como grupo o colectivo humano, de la opresión, dominación, y explotación de que ha sido y son objeto por parte del colectivo de los varones en el seno del patriarcado bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción”, de manera que, surge la acción encaminada a la liberación, teniendo en cuenta las múltiples transformaciones sociales que esto implica.  

De acuerdo con lo anterior, siguiendo a Abadía, (2014) la actividad feminista institucional, profesional y académica ha incrementado en las ultimas décadas, permitiendo de esta manera a partir de la intersecciones de estos tres ámbitos potenciar iniciativas mucho más interesantes, “siempre al hilo de experiencias corporales, emocionales y cognitivas colectivas” así como reuniones, fiestas, manifestaciones, asamblea, de modo que, se agencia el cambio y la transformación a partir de la unión, reconociendo las diversas prácticas que han excluido a la mujer y a las diversas orientaciones de género. 

Es por esto que, el 8 de marzo se conmemora esta lucha y no es una celebración en la medida en la que aún quedan brechas por transformar y aspectos culturales y socialmente aprendidos por reconstruir en pro de la equidad de género, no obstante, los impactos del caminar organizado y la resistencia de las mujeres ha logrado, así por ejemplo, el hecho de que ahora en la ley de violencia intrafamiliar se considere todo tipo de violencia contra la mujer y se tenga en cuenta por tanto un enfoque de género, el cual nos permite pensarnos también las diferentes violencias contra personas que tienen una orientación sexual no heteronormativa, de manera que, aún queda un camino por recorrer, partiendo de una apuestas teórica, social y política que abraza todas las formas de ser. 

Referencias

Abadía, M. C. (2014). Transformaciones performativas: agencia y vulnerabilidad en Judith Butler. OXÍMORA Revista Internacional de Ética y Política, (5), 1-16.

Sau Victoria. (2000). Diccionario Ideológico Feminista I. España: Icaria s.a.

Total Page Visits: 229 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply