La noticia no podría pasar inadvertida por los habitantes del municipio de Caicedonia –pequeña comunidad agrícola ubicada al norte del Valle del Cauca-, uno de los lugares más paradisiacos del Eje Cafetero por su entorno productivo del café que fuera por décadas, desde su fundación, el motor de la economía colombiana. Un pueblo que sobresale por su clima cálido y agradable y, fundamentalmente, por su gente alegre, solidaria y romántica.

La Unesco, Organización de Naciones Unidas para la Cultura, las Ciencias y la Educación, con sede en París, declaró el Bolero -formato musical nacido en Cuba en 1893 que dada su riqueza rítmica y poética rápidamente fue extendiéndose a lo largo de toda la América latina- como patrimonio inmaterial de la humanidad y es en Caicedonia el lugar especial donde se realiza el Concurso Nacional de Intérpretes Solistas del Bolero.

Este proyecto tuvo sus comienzos en la ciudad de Armenia cuando quien esto escribe, fungía como director y luego director de programación de la UFM Estéreo, radiodifusora de interés público con licencia otorgada a la universidad del Quindío por el ministerio de comunicaciones, medio que sirvió como punta de lanza de todo el proceso de reconstrucción del Eje Cafetero luego del terremoto que asolara toda la región central del país.

Fueron varios los espacios musicales bajo mi dirección: Caminando con el Recuerdo, El Tango, su Historia y su Evolución, El Maravilloso Mundo de la Ópera, Es Tiempo de Zarzuela y El Bolero y la Música del Amor, programas que acapararon la audiencia de toda la región centro occidental de Colombia. Es de anotar que este último programa citado, fue el de más audiencia los días domingo y contaba con un excelente panel de conocedores del tema. Cuatro horas de programa dominical y los comentarios de los integrantes de la mesa de trabajo musical fueron ganando espacio considerable y atrayendo a oyentes cautivos por otros medios radiales.

De este programa surgió la idea de liderar un proyecto de concurso con la temática musical basada en el Bolero. Se presentó en Armenia, Calarcá y Montenegro, pero el desconocimiento, la pereza, la abulia o el deseo de alguien de convertir este proyecto en ganancia personal obligaron a buscar otro espacio, en otra ciudad. ¿Dónde?

Siendo nacido y criado en Caicedonia, comenté de la propuesta a dos grandes amigos, cívicos por excelencia y amantes de la música popular, Alberto Villa Vélez y Gabriel Echeverry quienes hicieron la propuesta en un club de amigos de la tertulia y el canto, El Rincón de Antaño. Lo vieron viable, aceptaron apoyarlo e inmediatamente acudimos a la alcaldía de la época. La respuesta: “listo, inicien, tienen el apoyo de la administración municipal”. Era preciso asegurar el plan y acudimos a un concejal, otro hombre emprendedor, amante de la música y gran líder como lo es Alberto Osorio Ocampo quien presentó la propuesta a través de un Acuerdo: APROBADO, fue la repuesta del concejo.

Se inició así una de las propuestas musicales más importantes de la música popular en Colombia, el Concurso Nacional del Bolero que hoy llega a la edición número 80.

Artistas nacionales y extranjeros de gran valía han estado participando del evento en Caicedonia, entre quienes recordamos a las cubanas Alicia Valdés, Raquel Zozaya, El gran músico Nino Caicedo, Víctor Hugo Ayala, Carlos Arturo y una de las voces más bellas en los escenarios de Colombia y el exterior, el tenor lírico Mauricio Ortiz.


POST SCRIPTUM: en próximas ediciones de Arrierías estaremos recordando historias, anécdotas y logros obtenidos en este gran evento; cómo logramos conformar la orquesta Bolero Son, con el gran apoyo del pianista y acompañante instrumental del tango, José Nelson Marín, mundialmente conocido como “Grillito”.

Caicedonia es la capital nacional del Bolero y es mi deber, como autor y líder del proyecto inicial, agradecer a todas las personas cívicas que estuvieron a nuestro lado para lograr los objetivos iniciales del Bolero en nuestro pueblo, especialmente a mi gran amigo y socio diletante de la música, el ingeniero Diego Fernando Yepes Rivas.  


ADENDA: El Concurso en Caicedonia precisa de algunos ajustes vitales. Es preciso que la alcaldesa electa convoque a conocedores para hacer un análisis al respecto. Hoy más que nunca, el bolero necesita de una revisión: costos, evaluación de participantes, exigencia extrema en la calidad de quienes se inscriben, en fin, puntos mínimos agregados que son necesarios para que el Concurso continue su marcha al éxito permanente. Felicitaciones quienes tuvieron la magnífica idea del concurso del Bolerito con participación de niños. Es una forma de retomar y encauzar a nuestros niños hacia la belleza del poema, de la música, de nuestra esencia como Caicedonitas.

FELIZ NAVIDAD PARA TODOS NUESTROS LECTORES.

Total Page Visits: 31 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply