Utilizar cuerdas y lazos se constituía en una diversión y un reto para la niñez de antaño; la cuerda se utilizaba para los oficios en la ciudad y el campo, las construcciones, trabajos, quehaceres y también para la entretención y la lúdica. La cuerda, pita o piola, era base para diferentes juegos, recordaremos algunos de ellos.

El juego del Trompo; con la pita se enrollaba el instrumento y requería de especiales condiciones de grosor y temple para el enrollado, una de las puntas de la cuerda tenía –ojo- es decir, una apertura corrediza para engarzar el dedo de la mano, al lanzar el Trompo éste se desplazaba girando hasta desenrollar por completo la cuerda dejando el instrumento libre, el cual quedaba por su velocidad de giro bailando.   

En el juego del YoYo, la cuerda se constituía en el eje de su movimiento y con ella se podían realizar diferentes acrobacias y figuras con ayuda de las manos, entre ellas los giros, la media vuela, la vuelta al mundo, el balancín, la torre Eiffel y el perrito mordelón entre otros. La cuerda era fundamental también para el juego de La Coca o el Balero, que con su balance se podían realizar infinidad de piruetas, aciertos o encholadas. También la cuerda era parte esencial para el Juego del Zumbambico o Zumbador, con la torsión repetida de la cuerda, el instrumento que podía ser un botón, una tapa de refresco o una simple lata, adquiría velocidades prodigiosas de giro, produciendo zumbidos y hasta cortes peligrosos.

Igual la cuerda o lazo se utilizaba para labores elementales como el juego a Enlazar personas, animales u objetos, o para el Columpio al colgarse la cuerda o el lazo de un árbol y en sus extremos colocar una tabla de madera, o una rueda de automóvil como asiento. Con la cuerda se podían armar móviles con múltiples objetos livianos que producían sonidos al chocar con el paso del viento. El Juego de saltar el lazo o la cuerda, era definitivamente el preferido, se podía realizar individualmente o en grupos, se realizaban competencias y concursos, retando las habilidades y destrezas con el cambio de velocidad, ritmos y piruetas en el salto.

La piola o pita, servía para elevar la cometa, se utilizaba una madeja de cuerda, de lana fina o hilo fuerte, que se enrollaba en un pequeño trozo de palo de escoba, el que se utilizaba como eje para soltar y darle cuerda a la cometa, alejarla, acercarla o recogerla. Las cuerdas a veces se enredaban cuando se cruzaban con otra cometa o en el suelo cuando no había tiempo para enrollarla ordenadamente en el trozo de palo, La piola también servía para realizar múltiples juegos de parejas, a jugar a los amarrados o a las piruetas; por ejemplo, una cuerda corta unida por los dos extremos, con el movimiento de las manos permitía realizar exóticas figuras geométricas, que en seguida otra persona retomaba con sus manos para idear y realizar nuevas figuras hasta que luego de varias retomas se convertía en un enredo y así finalizaba la tarea o la competencia. La cuerda servía para medir, crear límites, y de instrumento geométrico para trazar círculos con tiza o carbón para los juegos de tapas y canicas, servía también para tejer laberintos sobre una tabla con puntillas o hacer exuberantes dibujos en ella.

El uso más sencillo pero extraordinario era el cordón o cable para la Comunicación; se colocaba en cada uno de los extremos de la cuerda una lata metálica vacía, producto del empaque de la leche condensada, de vegetales o salchichas, haciendo un orificio en el centro de la lata de cierre de fondo, de tal manera que pudiera servir de audífono y a su vez de megáfono, de forma tal que al templar la cuerda desde sus opuestos, la persona podía hablar y ser escuchada al otro extremo mediante la vibración que se producía en la cuerda. No era raro encontrar en el bolsillo del pantalón de un niño o de un joven encontrar un ovillo de cuerdas. Eran tiempos de imaginación, de retos y descubrimientos en que los elementos cotidianos utilizados para diferentes oficios en manos de mentes creadoras y divertidas, cambiaban de uso y se destinaban con divertimiento y astucia para el entretenimiento. Juegos inmemoriales, eternos y definitivamente placenteros, que hoy al recordar también jugamos y gozamos al revivirlos. 

Total Page Visits: 73 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply