Como siempre ocurre, y al llegar a los últimos días de diciembre, nos embarga la nostalgia por las oportunidades que pasaron y no pudimos aprovechar en el trascurso del año, pero de igual manera, nos alegra el estar vivos y el poder reconocer los logros personales, familiares y de tantos amigos y conocidos. 

Un infinito agradecimiento con el divino creador, sea cual sea la creencia de cada cual, y como siempre los mejores deseos para que el próximo año esté lleno de muchas realizaciones, logros y satisfacciones, y que ojalá, esté lejos de nosotros, esas situaciones que nos afligen y hasta no nos deja dormir en paz.

Lo que sí está demostrado hasta la saciedad, es que diciembre es un mes que invita a disfrutar en familia, muchas veces en torno a una natilla con buñuelos o un plato navideño, o en torno a un pesebre o un árbol de navidad.

Y sigue apareciendo la nostalgia por los seres que ya no nos acompañan, por la crisis financiera que se siente en nuestro entorno, por el costo de los productos de consumo que hoy están en las nubes, y por la falta de oportunidades para generan utilidades de manera lícita.

Este 2023 para Colombia fue un año especialmente difícil y según los expertos en economía, con indicadores que preocupan y nos coloca en alerta frente a una posible recesión: las exportaciones y las importaciones bajaron notoriamente, el sector de la construcción está paralizado (los intereses del crédito para vivienda están históricamente altos), los cafeteros venimos con unos precios de venta que a duras penas dan para el punto de equilibrio con los costos, los citricultores andan muy preocupados porque durante algunas semanas no pudieron vender sus productos cosechados, las ventas de vehículos se vino a menos, (nuevos y usados), los altos intereses en créditos de consumo y de tarjetas de crédito tiene frenado el comercio, el aumento del precio de gasolina que encarece todo, y no menos importante, la inseguridad y la delincuencia galopante que nos tiene muy agallinados.

No esta fácil esta radiografía, pero es lo que nos tocó vivir este 2023 en el país del sagrado corazón de Jesús y de María. ¡Que incertidumbre!

Solo me resta desearles unas felices fiestas navideñas y que ojalá el 2024 nos llegue con muchos éxitos y logros.

Feliz navidad y próspero año nuevo.

Total Page Visits: 64 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply