La educación virtual que se impuso por necesidad y se está dirigiendo con la convicción de que solo es necesario un dispositivo móvil y una conexión a Internet, ha desconocido el proceso de adaptación y modificación del ambiente educativo que involucra alumno, maestro, padre y comunidad.

El aislamiento obligatorio, selectivo, sectorizado o personalizado ha inducido a la aprehensión de nuevos conocimientos. Los padres de familia y los maestros, en gran parte, de un momento a otro, se vieron sumergidos en un mar de terminología y palabras en inglés, que sus hijos o alumnos debían aplicar y sin mencionar a aquellos trabajadores que desde sus casas comenzaron con el teletrabajo adaptando su quehacer cotidiano a la nueva modalidad.

El inglés, que los adultos, en su mayoría vieron en los colegios como una materia de relleno y asignada a profesores para completarles la carga académica, de improviso se convirtió en un artículo de comunicación filial y escolar de primera mano. Esto sin mencionar aquellos padres, abuelos o cuidadores de niños, que por alguna razón son analfabetas y durante estos meses han padecido la obligación de orientar a sus hijos en una metodología que también involucra maestros analfabetos tecnológicos.

Solo quienes están involucrados en este proceso pueden dar fe de las verdes y las maduras que les ha tocado sobrellevar y superar.

 Para bien, o para mal, la tecnología tiene su propia lengua materna, el inglés. Esto significa, que, a los garrotazos se debe conocer, para la virtualidad, un mínimo vocabulario que permita salir del embrollo a maestros, padres y alumnos. Por fortuna los niños fueron concebidos con tres elementos: un óvulo, un espermatozoide y un chip tecnológico, que se activa apenas se les presenta un dispositivo electrónico y les aflora un conocimiento innato que supera, de lejos, a quienes quieren enseñarles. En las casas quienes más saben de tecnología son los niños. Y el idioma del aparato les vale huevo, lo conocen ¡!!!!.

De ahí que los expertos aconsejan: “Puede ser difícil crecer como un niño bilingüe, pero los beneficios de aprender un segundo idioma siendo niño merecen realmente la pena. Los niños bilingües aprenden de forma más rápida y fácil, tienen más creatividad y habilidades de resolución de problemas, y suelen tener más oportunidades a la hora de encontrar trabajo siendo adultos. También les es más fácil conectar con otras culturas, lo que hace que tengan una mente más abierta y tolerante. A todo esto, se suma que el aprender un segundo idioma siendo niño disminuye la probabilidad de sufrir alguna enfermedad mental cuando crezca”

Colombia ha tratado de implementar la segunda lengua, en todos los niveles educativos, se han trazado planes de Bilingüismo, pero la brecha, con los demás países ha sido difícil de cerrar a pesar de que Instituciones como el Sena, han impartido, y continúan dando cursos gratuitos de calidad en todo el país, y las Universidades se han preocupado por graduar maestros licenciados en inglés para reforzar la tarea. Pero el inglés es un idioma dinámico que necesita la actualización y perseverancia del aprendiz.

En el más reciente informe de la empresa de educación internacional EF Education First, dice que Colombia ocupa el puesto 68, entre 100, en el manejo del idioma inglés, con 48 puntos de 100 posibles. Además, lo ubican como uno de los peores hablantes de ese idioma en Latinoamérica, pues, de acuerdo con el documento, solo supera a Venezuela y a Ecuador, que son penúltimo y último, respectivamente. Un reciente estudio determinó que, además del déficit de maestros de inglés, esta su nivel, pues se halló que, del 50 por ciento de 15.300 profesores de inglés, menos de la mitad (el 43 por ciento) de los examinados alcanzaron el nivel B2 (el que deberían tener los profesores de primaria y secundaria en servicio) y un nivel B2+, la meta de los graduados de programas de capacitación de maestros, y el 57% restante fluctúan entre A1,A2,B1.

La evaluación del inglés se hace en las instituciones educativas, desde el noveno grado, y las Pruebas Saber Icfes Saber 11, Saber T y T y Saber Pro, tienen su respectivo e importante componente de inglés. El examen varía según el nivel de la prueba Saber que se presente, se espera que en primaria se alcance un nivel A1 según MCER (Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas), a grado Noveno el A2 y terminando el bachillerato el nivel B1. Al terminar la universidad, se requiere un nivel B2 para alcanzar el título de profesional.

También se hacen esfuerzos por incluir, como lo hace el Sena, a los adultos, quienes con el dicho de “loro viejo no aprende a hablar”, se muestran reticentes y eso se suma a la dificultad de audición y pronunciación de los adultos, que prefieren leer y escribir a hablar en inglés.

Capotear, aunque sea, otro idioma tiene su importancia. Hacerlo con el inglés mucho más, porque: en los últimos años se ha dado la tendencia de llamar al inglés el idioma universal, y se ha creado en torno a esta idea una necesidad de aprenderlo sin importar en qué lugar se viva. El inglés es, de hecho, reconocido actualmente como idioma oficial en 67 países y en 27 entidades no soberanas. Además, esta lengua es considerada el idioma de los negocios, así como el idioma oficial de importantes entidades como la Organización de Naciones Unidas, la Organización del Tratado del Atlántico Norte y la Unión Europea.

Razones para aprender inglés.

  • El inglés es un lenguaje Global.
  • El inglés es el idioma más hablado en el mundo, una da cada cinco personas puede hablarlo, o por lo menos entenderlo.
  • El inglés pasó de ser un dato, a una necesidad y fortaleza en las hojas de vida.
  • El inglés es el idioma de las ciencias, la aviación, la informática, la diplomacia y el turismo. Saber inglés aumenta las posibilidades de conseguir un buen trabajo en una empresa multinacional dentro del país de origen o de encontrar trabajo en el extranjero.
  • Aprender inglés puede ayudarte a conocer gente nueva
  • El inglés es el idioma oficial de 67 países y es utilizado como lengua franca (un idioma mutuamente conocido) por personas de todo el mundo. Esto significa que, ya sea que esté trabajando en Bangkok, o viajando por Japón, saber inglés puede ayudarlo a tener una conversación con personas de todo el mundo.
  • La mayoría de artículos científicos están escritos en inglés.
  • Los extranjeros que deseen obtener la ciudadanía, en USA e Inglaterra, entre otros países de habla inglesa, deben sustentar sus conocimientos de inglés. Esto explica porque tanto latinos viven años en USA y no obtienen la ciudadanía.
  • El inglés es el lenguaje de los medios de comunicación.
  • El inglés es el lenguaje de Internet.
  • El inglés es un idioma en línea particularmente importante, con más de la mitad del contenido de Internet escrito en inglés. Además de esto, algunas de las empresas de tecnología más grandes del mundo tienen su sede en países de habla inglesa.
  • Viajar es más fácil y divertido con un buen conocimiento del inglés.
  • La mayoría de los países del mundo tienen personal capacitado en inglés para atender turistas.
  • El lenguaje de los negocios internacionales es el inglés.
  • Las becas, especializaciones, intercambios universitarios, se ofrecen, en su mayoría en inglés.
  • El inglés permite el acceso a diferentes culturas.

A pesar del número de hablantes del español, muchos países ilustran a sus visitantes en inglés y otros idiomas sin tener en cuenta el nuestro.

Universidad Cambridge

Vendaje, (de vender), la “encima” que daban en las panaderías.

Es posible que la educación virtual nos esté llevando a la denominada SUMA CERO, pues pasamos de tener estudiantes, maestros y padres recursivos, alejados de la tecnología, a dependientes de ella. Ganamos en uso de la tecnología y perdemos en creatividad, uso del cerebro, e independencia mental.

Tal como lo plantea Michel Desmurget en su libro La fábrica de cretinos digitales. 1

  1. Michel Desmurget. La fábrica de cretinos digitales Los peligros de las pantallas para nuestros hijos. 01/09/2020 Editorial: Ediciones Península.
Total Page Visits: 230 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply