Para: Revista Digital Arrierías

  • ¿Cómo y por qué razón Caicedonia se ha convertido en el epicentro de la música romántica en Colombia, sabiendo que es un pueblo de gente campesina donde siempre se ha escuchado la música de carrilera y las rancheras? Me preguntó un compañero de la universidad famoso por ser amante de la buena música y un mamagallista de tiempo completo.

La pregunta me tomó algo desprevenido y luego de meditar un poco, mirándole a los ojos y en forma directa, respondí

  • Caicedonia, aunque usted no lo crea, siempre ha sido un pueblo musical y nostálgico como lo han sido la mayoría de pueblos de tradición paisa. Somos montañeros, sí, pero de buen gusto y a pesar de nuestra tragedia pasada de violencia ciega y estúpida, el Caicedonita jamás ha dejado de sonreír, de tararear tangos, boleros y música para la nostalgia.

Sé que, como lo hizo el compañero en referencia, muchos se preguntan lo mismo: ¿por qué en Caicedonia se desarrolla un evento de tal magnitud e importancia como el Concurso Nacional de Solistas Intérpretes del Bolero que ya tiene prestigio en el ámbito internacional? La historia es muy sencilla y clara. Esta es la realidad.

Hace muchas décadas, luego de la primera mitad del siglo 20, en Caicedonia eran muy pocas las diversiones colectivas. En el parque central, frente a la iglesia y después de los ritos religiosos, en horas de la noche la gente salía en familia a dar vueltas a ese parque. A las 7 de la noche, empezábamos a escuchar música en alto volumen. Desde las oficinas del teatro Aladino, Héctor Osorio Idárraga, propietario del establecimiento, con su bella voz de fraseo claro y muy buena modulación, promocionaba la película de la noche y de la semana por venir. Ponía música y explicaba su origen, el autor, el intérprete. Una verdadera cátedra musical.

Zarzuela, algunas arias operáticas y, especialmente tango y bolero, eran la cotidianidad de su enseñanza a la gente del pueblo que, poco a poco, fue absorbiendo mentalmente estos géneros musicales como algo del común, del diario vivir. Luego fueron apareciendo sitios como: la Samaritana, lugar donde entraba toda la gente y era difícil encontrar sitio para tomar un café, una cerveza, un aguardiente y para oír música muy especial. Sitio de encuentros amorosos, de conquista juvenil o, porqué no decirlo, de adultos en plan de conquista. Se pedía la canción: una balada, un tango, boleros y música popular de constante difusión por todos los medios.  Hubo otros sitios como La Tusa, en la zona de tolerancia, un verdadero centro de tertulia musical sólo de hombres y “acompañantes” especiales; el Astor con Marquitos, el administrador quien sabía de memoria las canciones que gustaban a cada uno de sus clientes; el Gato Negro y, en fin, otros sitios de grata recordación. Creo que este ambiente musical fue moldeando el gusto de los Caicedonitas por el tango y, sobre todo, el bolero como máxima expresión del amor y la nostalgia.

Cuando me desempeñaba como profesor de mi recordada universidad del Quindío, un grupo de gomosos por la radio y la música como el médico Marco Alfonso Nieto, el ingeniero Alberto Taborda, el reconocido hombre de radio Ariel Ramírez Quintero, montamos el proyecto de creación de una de las radiodifusoras más importantes del Eje Cafetero: la U.FM Estéreo, emisora de interés público asignada a la universidad. Fui su director general y luego director de programación. Se organizó una gran parrilla musical: zarzuela, ópera, música colombiana, boleros, tangos, rock, en fin, había programación para todos los gustos. Uno de los más importantes programas fue El Bolero y la Música del Amor que dirigí por muchos años y en la transmisión en directo invité a varios coleccionistas y gomosos por el bolero para que participaran con sus canciones y sus comentarios en el desarrollo de este programa bandera de tres horas en horario de la mañana. Recuerdo al médico Antonio Manrique, al gran comentarista musical y conocedor de varios géneros populares como el reconocido periodista Gilberto Montalvo. Estuvieron allí colaborando, también, Camilo Israel Rodríguez, entre otros.

La emisora de la universidad cubría la mayor parte de eventos musicales en el país, hecho que nos permitió pensar en un evento diferente de música romántica para el Quindío. De allí surgió la idea de un concurso nacional género bolero. Hice el proyecto, lo presenté en Montenegro, Calarcá, Quimbaya y la Tebaida. Obstáculos y prevenciones de alcaldes impidieron que se desarrollara la idea en el Quindío. Desalentado por la desatención y pereza de esas administraciones, quise abandonar el proyecto. Algo me iluminó y recurrí a la administración municipal de mi pueblo, Caicedonia. El alcalde de la época Jorge Aldemar Arias lo acogió inmediatamente y ahí empezó la historia de uno de los concursos más importantes en la historia de la música popular en Colombia: El Concurso Nacional de Intérpretes Solistas del Bolero.

Iniciamos con la invitación de Sevilla y algunos artistas de Caicedonia en un emblemático sitio musical: el Rincón de Antaño. Luego abrimos la posibilidad a todo el norte del Valle y el Eje cafetero. La audiencia de espectadores y participantes crecía. Luego lo hicimos nacional. Teníamos el convencimiento del éxito del concurso, pero había que ir despacio, sin prisa y con mucha seguridad.

El hecho de estar cubriendo eventos nacionales con la U.FM, facilitó la escogencia de grandes voces. Mis compañeros de transmisión radial María Teresa Mendoza y Ariel Ramírez ayudaron mucho en esa clasificación in situ que nos permitió concitar a grandes voces nacionales, especialmente jóvenes.

Al comienzo del evento, el gran pianista Quindiano Alberto López fue el encargado de acompañar y hacer el montaje de guías musicales para los intérpretes. Invité luego a un gran músico Quindiano, aunque radicado en Pereira, Nelson Marín, más conocido musicalmente como el Grillo y montamos la gran orquesta, Bolero Son que viene acompañando a los artistas por más de 10 años.

Quiero agradecer el apoyo irrestricto y cívico de grandes personajes del pueblo como el ingeniero Diego Fernando Yepes quien hizo toda la parte administrativa, Alberto Osorio quien impulsó la aprobación del proyecto en el Concejo municipal; los integrantes del Rincón de Antaño quienes se encargaron de la parte logística. Importante recordar a mis amigos, Gabriel Echeverry y Alberto Villa Vélez (qepd), quienes conocieron de primera mano la propuesta y se apersonaron moviendo hilos importantes para que el Concurso no tuviera problemas de aceptación.

Importante destacar que, como jurados, llegaron verdaderos conocedores del bolero y artistas de talla nacional e internacional como Carlos Arturo, Los Románticos, Víctor Hugo Ayala, Raquel Sosaya, entre otros cantantes famosos y hombres de gran conocimiento musical como el maestro Jaime Rico Salazar, cesar pagano la cubana Alicia Valdés, el compositor y cantante caleño Nino Caicedo, el maestro José Antonio López de Puerto Rico, Mauricio Ortiz el extraordinario tenor colombiano, la médica caleña Patricia Rebellón, entre otros.

Han sido presentadores: Héctor Fabio Valencia, María Teresa Mendoza, María Elena Duque, José Emilio Yepes, y actualmente Gilberto Montalvo.

A todos ellos y a un personaje que ha sido parte vital en la parte administrativa y de contactos nacionales, la funcionaria de la Alcaldía Consuelito Vidales mi agradecimiento, también a quienes, por olvido momentáneo, han colaborado para el desarrollo e implementación de este gran Concurso. A nombre de Caicedonia, MUCHAS GRACIAS.

POST SCRIPTUM: Para fortuna del evento, hoy están a la cabeza del Concurso, dos grandes conocedores del bolero, el médico gineco obstetra Antonio Manrique y el periodista Gilberto Montalvo. El proyecto es toda una realidad y no pertenece ni a su autor inicial, Mario Ramírez Monard, tampoco a una administración pública en particular, ni al Rincón de Antaño. Es un patrimonio del pueblo y así se concibió. Ojalá nunca permitan el desplazamiento de un solo día del Concurso, como experimentación, a otra ciudad y mucho menos, que caiga su administración en manos de contratistas particulares o simples “empresarios musicales” quienes sólo ven estos exitosos eventos como una forma de ganar dinero para sus arcas.

Total Page Visits: 409 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply