«Ahí viene la recua»

gritan los muchachos,

petacas de sueños

desde el infinito,

siguiendo el camino

Quindiano de Toche,

un paso que un día

transitó Bolívar.

Rompieron montañas

llevando su carga.

bastimento, jotos,

madera y semillas,

por desfiladeros

cruzaron la entraña,

quijotesca hazaña

transportando vida.

Peones y mulada

traen el progreso

el arriero sabe

que carga esperanza.

Arriero descalzo

carguero de oficio,

portador sin miedo

con manos de hierro.

Con su tiple a cuestas,

con el poncho al hombro

cantan las hazañas

de hombres muy valientes.

descargando cuentos

del duende y Cosiaca

de Pedro Rimales

y la «Pata sola”.

Muy de mañanita,

café con panela

mandil y mulera

raboegallo y ruana,

piel curtida y mustia

por el viento en contra,

desde muy temprano

abriendo caminos.

A enjalmar las mulas,

pretal, sudadero,

grupa cincha, lía,

perchero retranca.

Jáquima, angarilla

arretranco, rastra,

baticola, hatillo

Sobernal encima.

Cruzaron cuchillas

desde Salamina

pasaron Llanadas

hasta La sonrisa.

Rompiendo las selvas

Cruzando los ríos,

por Edén pasaron

hasta Agua bonita.

Dicen qué en Turegas

bajaron madera,

trayendo esperanza

sembrando futuro.

Suben a San Félix,

Y también a Aguadas

pero antes cruzaron

también por Boquía.

Desde el Viejo Caldas,

luego hasta el Tolima,

pasó la mulada

de Gabriel Mejía.

Salieron con ansias

desde Pensilvania

dejando en los pueblos

todos los pedidos.

Traen telas, zunchos,

de café y panela,

también, chocolate,

tabaco escondido.

Me dice el sangrero

que llovió en el viaje

ni con bayetones

calmaron el frío.

Vienen con sus yeguas,

bueyes y potrancas,

espero anhelando

esa gran noticia.

Después de unos meses

sueño con que diga,

si tengo respuesta

de aquella misiva,

Vienen los arrieros

y con ellos viene

la carta de aquel

que espero y que amo.

Total Page Visits: 69 - Today Page Visits: 3

Leave a Reply