La Federación Nacional de Cafeteros (F.N.C.) es una organización no gubernamental creada hace más de 96 años por los caficultores más representativos del país para promover el cultivo del café y su exportación.

Desde el año 1940 la F.N.C., y por disposición del gobierno nacional, ha sido la responsable de administrar el Fondo Nacional del café (durante toda su existencia), que viene a ser un recurso creado por ley y que se alimenta gracias a un impuesto (parafiscal) que se cobra por cada libra de café exportado (que hoy es de 6 centavos de dólar por libra), y que sirve para garantizar la compra de café seco en pergamino, para la investigación científica y tecnológica, para la asistencia técnica de los caficultores y para la promoción del café de Colombia en el mundo.

Hoy el presidente de la republica Gustavo Petro anda de pelea con la F.N.C. porque el gremio junto a sus anteriores ministros de hacienda y agricultura nombraron a German Alberto Bahamon como nuevo gerente de la F.N.C., hombre con intachable hoja de vida y con capacidad para enfrentar las transformaciones de la entidad que gerencia; pero desafortunadamente para el señor Bahamon y para los caficultores, este nombramiento no atendió las directrices (o mandato) de presidencia, y desconoció en su selección final a la persona que presidencia exigía se nombrara en ese cargo, lo que ha llevado a un ambiente de alboroto y amenazas por parte del presidente de la república.

Para respaldar la presidencia de la republica esta inconformidad, ha argumentado entre otros aspectos, la desproporción entre los ingresos de los pequeños caficultores y los directivos de la F.N.C., el cuestionado manejo de los recursos del fondo nacional del café, la desacertada política del departamento de exportación de café de la F.N.C. (quien no debería ser juez y pate a la vez) y el desdeño del ahorro de todos los caficultores del país.

Parece una constante de este gobierno el ir en contravía de las buenas dinámicas económicas que se venían teniendo en el país, buscando generar caos y desconcierto gracias a la posición dominante del gobierno. Si bien hay cosas que deben de cambiar y mejorar en la F.N.C., también creemos los caficultores que el seguir en esta pelea es desconocer por parte del presidente de la republica lo aportado por casi 100 años en el desarrollo gremial, social y económico.

La amenaza por parte de Gustavo Petro de quitarle a la F.N.C. la administración del fondo nacional del café, de cuestionar el salario del gerente de la F.N.C., y de exigir una reestructuración del manejo de las cooperativas y de las bases cafeteras entre muchas otras, va en contravía a las transformaciones que el gremio cafetero necesita.

No se le escucha al presidente de la republica anunciar políticas económicas reales de ayuda al renglón agrícola más importante del país y que hoy está en cabeza de más de 560.000 familias y que ha generado desarrollo económico, estabilidad social y reconocimiento mundial. Tampoco se le escucha soluciones de seguridad para los agricultores que hoy viven una terrible oleada de extorsión y secuestro.

Hoy la necesidad más sentida para los caficultores es el mejorar el precio interno del grano porque con los niveles actuales NO alcanza para cubrir los costos de producción.

Debería el gobierno utilizar los recursos que no ha ejecutado en el ministerio de agricultura para implementar un apoyo económico y así activar el fondo de estabilización de precios del café, dándoles un incentivo a las familias cafeteras del país para que sigan generando trabajo y paz a nuestro dolido país.

Ojalá el presidente de la republica acepte sentarse a tomar un delicioso tinto con el gerente de la F.N.C…

Total Page Visits: 89 - Today Page Visits: 1

Join the discussion One Comment

Leave a Reply