A pesar de que la vida artística del dueto apenas duró una década y que el repertorio musical que dejaron grabado fue limitado, hoy 70 años después, el dúo Pérez Rodríguez todavía se mantiene en el recuerdo de miles de colombianos, cuando en su país natal ya no se acuerdan de ellos.

Jaime Rico S.

Fue por allá en los años 52-53 cuando nos llegaron los primeros discos en el sello Mardi de Puerto Rico que nos traían unos bellos boleros en las voces de un dueto que causó sensación, era el dúo Pérez Rodríguez: María Esther Pérez Félix y Felipe Rodríguez, pero había muy poca información de la vida de los artistas… “Naufragio”, “Inolvidable”, “Desvelo de amor”, “Piensa en mí”, “Desde que te fuiste”, “Mi cabaña” y otros que calaron profundamente en el gusto de los colombianos. Y fueron repertorio obligado de los programas deradio en todo el país durante varios años.

En el hogar de José Pérez Ramírez y Cayetana Félix Ortiz llegó al mundo María Esther el 6 de marzo de 1930. Sus padres le inculcaron a la niña el gusto por la canción popular y destacó en los programas musicales de su escuela.  En 1949, participó en el programa concurso Tribuna del arte de Rafael Quiñones Vidal en la emisora WNEL en el viejo San Juan y resultó triunfadora en la categoría femenina.

Uno de los integrantes del conjunto que acompañaba a los participantes era Sotero Collazo, que formaba parte del trio de Los Romanceros de Felipe Rodríguez y se encargó de ponerlos en comunicación. Ensayaron algunas canciones y como se entendieron muy bien decidieron organizar el dúo. En la emisora de Fajardo hicieron las primeras presentaciones en enero de 1950. Felipe ya era artista de Discos Mardi y grabaron el primer disco sencillo con “Pobre corazón (de Antonio Machín) y “Como me besabas tú”. (de Bienvenido Troncoso) El impacto que tuvieron con esta grabación fue tan contundente que continuaron grabando: “Nosotros”, “Desvelo de amor”, “La bayamesa”, “Noche de ronda”, “Aquellos ojos verdes”. En enero de 1951 grabaron “Naufragio”, “Miedo”, “Tendré que perdonarte”, “Terciopelo”, “Tu partida”, “Por el viejo camino”, “Plegaria”, y “Recuerdos de Navidad”.

Y el éxito artístico los unió en matrimonio y se casaron el 20 de enero de 1952. Discos Mardi les editó el primer L.P. que se prensó en Puerto Rico con 8 canciones: “Mi cabaña”, “Piensa en mí”, “Inolvidable”, “Piénsalo bien”, “Aquellos ojos verdes”, “La Bayamesa”, “Como me besabas tú” y “Pobre corazón”. Este año hicieron su primera presentación fuera de Puerto Rico en el Teatro Puerto Rico de Nueva York.  Pero Felipe tuvo sus diferencias con Gonzalo “Tato” Ardin propietario de Discos Mardi y se separó. Continuaron grabando en los sellos América y Colonial: “No corazón”, “Desde que te fuiste”, el pasillo “Sombras”, “Tango azul” y en el sello MarVela: “Ni la distancia” y “No vuelvas más”. 

Desafortunadamente el éxito artístico también los distanció y se divorciaron en 1953. Es muy importante destacar que gran parte del éxito que tuvieron sus grabaciones fue por el aporte que Rafael Scharron les dio con su maravilloso requinto y también la guitarra de Sotero Collazo.

Después del divorcio de la pareja, Felipe continuó trabajando con Los Antares y tuvo un éxito extraordinario. En Puerto Rico ningún otro artista generó un impacto comparable al suyo. Su trayectoria es ampliamente conocida.

Por su parte, María Esther estuvo vinculada como primera voz de Los Cuatro Ases, también estuvo con Las Damiselas de Silvia Rexach. Como solista grabo cuatro boleros: “Escucha”, “Arrepentimiento”, “Llanto negro”.  Y grabó unas tamboreras con el conjunto de Avelino Muñoz. En 1954 se fue a vivir a Nueva York. Allá grabó con Víctor “chino” Skerret y con Daniel González en el sello Crescioni, discos que nunca llegaron a Puerto Rico. Como solista se presentó en el Teatro Puerto Rico y en el New Opera House de Nueva Jersey hasta que se casó en 1957 con Salvador Pérez Medina con quien tuvo tres hijos. Regresó a Puerto Rico en 1960 y se retiró definitivamente de la farándula. Trabajó en el Banco de Ponce hasta 1968 y se retiró para trabajar como misionera en la Iglesia deDios Pentecostal. María Esther ya con 91 años vive actualmente en San Juan.

Datos que tenemos que agradecerle al amigo Miguel López Ortiz, “Notario” de los artistas de Puerto Rico.

Total Page Visits: 860 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply