COLUMNA PALABRA EMPEÑADA

Revista Digital Arrierías 71

Cuando iniciamos nuevamente el ritmo de trabajo, estudio, y otras actividades, después de una sufrida semana Santa para operadores turísticos, hoteles, restaurantes, y muy especialmente, después del viacrucis vivido por nuestros abnegados y olvidados compatriotas de San Andrés Islas, seguimos viendo con sorpresa que la agenda legislativa del nuevo gobierno muestra claramente que NO atiende a las recomendaciones de muchos expertos, y que más bien, desafía a todo un país, que ávido de cambios estructurales, tampoco se la va jugar por males que pueden ser más perjudiciales que la enfermedad.

Unos cambios impositivos y sin mucho sustento estructural están exasperando a muchos votantes que vieron en el nuevo gobierno, un estilo progresista y de respeto. Pero que gran desilusión….., una cosa es distinguirse por hacer oposición y otra muy distinta es gobernar!

El ejemplo de regular administración en lo público lo da el presidente de la republica al mostrar sus resultados cuadoejercio como alcalde de nuestra ciudad capital, Bogotá, pasando por allí sin pena ni gloria.  Pensábamos que venía preparándose para gobernar a todo un país lleno necesidades e ilusiones gracias a un discurso populista que nos identificaba por el sentimiento de indignación y de impotencia ante circunstancias de injusticia e ineptitud por parte de muchos funcionarios del estado.

Pero como enuncia la “Ley de Murphy”: Si algo puede salir mal, saldrá mal.

O como dijo Federico II: ninguna situación es tan grave que no sea susceptible de empeorar.

La verdad es que las reformas contienen disposiciones bien intencionadas, pero están acompañadas de peligrosos cambios que generarían efectos indeseados. Y aunque el presidente y sus ministros defienden a capa y espada sus reformas, el país las está objetando con sobrados argumentos.

Ha sido tal la desaprobación en todas las esferas de la sociedad y es tan fuerte el llamado a la oposición de las reformas que son propuestas por este gobierno y sus principales escuderos, que al dia de hoy se están llenando de argumentos de tranquilidad y optimismo los inversionistaseconomicos, al punto que, el dólar viene perdiendo valor durante más de doce días consecutivos, demostrando que aquí, en Colombia, podemos tener seguridad inversionista porque los diferentes órganos de poder funcionan de manera independiente y no se dejan permear tan fácil por el gobierno de turno.

Claro que la  discusión apenas está empezando y de seguro veremos mucha mermelada por repartir, pero lo que si se siente en los mentideros políticos locales, es que ya muchos no quieren representar al partido del presidente, aunque le haga mucha falta a sus “simpáticos” candidatos, el decidido apoyo para la financiación de campaña.

Recordemos que este año son elecciones departamentales y municipales.

Que viva la democracia!

Total Page Visits: 118 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply