Jairo Díaz Jurado

Profesor Facultad de Ingeniería. Universidad del Quindío.

Quizás este año haya sido para todos nosotros un año particularmente

difícil. Sin embargo, el mes de octubre de 2020 ha logrado regocijarnos a los uniquindianos. En primer lugar, porque la Universidad cumple sesenta años de vida académica y vocación transformadora; y, en segundo término, porque nuestro profesor más antiguo en ejercicio, Jairo Díaz Jurado, cumple cincuenta años de vida académica en las aulas y los foros de la Facultad de Ingeniería, así como ejerciendo desde el plano de la administración universitaria en la Vicerrectoría Académica y el Fondo de Empleados, entre otras muchas instancias en las que ha sido protagonista de la vida de nuestra alma mater, predicando una visión de universidad y concibiendo un programa académico.

Jairo Díaz Jurado, 50 años al servicio Uniquindío

Conocí a Jairo en el año 1996, cuando se desempeñaba en el fondo de empleados como adalid del cooperativismo, pero pronto entendí que esa era apenas una faceta suya, no la sustancia. En los años posteriores asistí, desde la gentileza de la amistad que me ha brindado, a su evolución como hombre reflexivo y en perpetuo diálogo en voz alta con sus pensamientos.

En la década de 1980, Jairo propone un esquema análogo a los organismos de la biología para darle estructura orgánica a la Facultad de Ingeniería, en lo que respecta a sus dimensiones administrativa, académica y de bienestar, al inicio del ejercicio de uno de sus intereses más caros y al que ha dedicado un gran esfuerzo a lo largo de toda su carrera: una visión sináptica de la Universidad.

En los años 90 se madura el modelo en el contexto de las economías solidarias que en los años recientes no se consolida porque la política no le fue leal.

También en los años 80 surge un genuino interés por los procesos pedagógicos. Su otro norte y, finalmente, su legado. La llegada a la Universidad de la mejor tecnología educativa de la época le abrió un horizonte en lo pedagógico, en lo didáctico y en la formación. Se preguntó por la topografía, la disciplina en la que fue formado. Si esta era algo más que un instrumento disponible a otras disciplinas para la solución de problemas, y el topógrafo apenas un ingeniero subdesarrollado, o si era ella misma un modo de solución de problemas y, por lo tanto, una disciplina al nivel de la ingeniería. Así sumó elementos al proyecto de construir un programa de Ingeniería Topográfica.

El camino fue largo para la gestión y muy exigente en lo intelectual. Fue entender la dignidad de un arte y un oficio, en realidad, como una profesión, como una disciplina ingenieril, como una ingeniería. La topografía como ingeniería.

El reconocimiento de que la observación era el punto de partida de la formación de ingenieros inspiró los lineamientos primeros de un programa de Ingeniería Topográfica que propuso hace mucho tiempo -en el inicio de su carrera académica-, y que tras décadas de decantación conceptual, epistemológica y pedagógica, concibió y refinó las nociones de naturaleza, identidad, racionalidad y método de la topografía, definiéndola como una ingeniería y desarrollando un plan de formación y entrenamiento de ingenieros topográficos, que es hoy una realidad que enorgullece, no sólo a la comunidad de ingenieros, sino a la comunidad uniquindiana en general. El programa de Ingeniería Topográfica y Geomática.

Estoy seguro de que todos hemos visto caminar por el campus a Jairo Díaz, conversando consigo en voz alta y gesticulando, ensimismado en sus pensamientos. Pues bien, él es el profesor más antiguo en ejercicio de la Universidad del Quindío y hoy quiero agradecerle por su labor y su empeño, por sus ideas, por sus logros y triunfos, y por lo que éstos nos legan. Felicitarlo por sus cincuenta años al servicio de la docencia universitaria, así como felicitar a la Universidad del Quindío por sus sesenta.

Postdata. Este artículo, de dominio público, fue publicado en NOTICIAS UNIVERSIDAD DEL QUINDÍO. Lo retomamos y publicamos como una exaltación a Jairo Diaz Jurado, caicedonita de tiempo completo, y quien en muchas ocasiones ha querido proyectar su campo de acción a su municipio, siempre chocando con la desidia y desinterés de las administraciones de turno.

Total Page Visits: 238 - Today Page Visits: 1