El dominio de los medios de comunicación al servicio de los poderosos cada vez se diluye más y no queda sino el recuerdo de cuando se ufanaban de ser el “cuarto poder”.

Ya paso su preeminencia para mostrar los sucesos, para narrarlos, para contarlos, para fotografiarlos y mostrarlos en los diferentes medios al servicio de los mejores oferentes, de quienes ejercen el engaño.  

Ahora, con el internet y las redes sociales la información tiene distintas aristas; muchas visiones de los sucesos y no la oportunista y sesgada información de unos cuantos que manipulan la realidad.

Los acontecimientos que se vienen dando en nuestro país ante las medidas oprobiosas que el Gobierno ha tomado contra el pueblo y las reacciones de la sociedad, las hemos podido mirar sin velos, casi inmediatamente gracias a quienes con sus celulares y la presencia “in situ” envían las imágenes, de lo que ocurre en determinada región, o ciudad, comparten los instantes de los enfrentamientos, los que  que la gran prensa, atendiendo directrices,  no muestran o lo publican con sesgos que desinforman.

Las declaraciones del gobierno sobre la intención de sacar a las calles al ejercito no es más que una nueva provocación a la sociedad, no es otra cosa que la intención de atender los mandatos de quienes le llevaron al poder y no le importa que las calles del país se puedan llenar de la sangre en una lucha fratricida, debido a su terquedad y al orgullo o la insensatez de no reconocer que su gobierno está realizando  acciones que agravan más y más la situación de pobreza y desigualdad que hay en Colombia.

Sí, es cierto que muchos aprovechan estas expresiones del pueblo para lanzarse a vandalizar las ciudades, pero no son la mayoría como pretenden hacerlo ver algunos medios.

Tampoco pedimos que los que informan no miren estos hechos que hay que comunicar como noticia, pues son parte de esa confusión incontrolable en las que se convierten las acciones masivas de los manifestantes. Solo les sugerimos que se acojan a la claridad, que miren los sucesos con sinceridad, como seres que forman parte de una sociedad que es víctima de las acciones deshonestas de los gobernantes. También sabemos que muchos son parte de una institución o entidad o empresa que da “pautas” para la información y que muchos no pueden “patear la lonchera” por informar con franqueza.

Hay que contar que, si el detonante de lo que hoy sucede el país con manifestantes en las calles, fue la alevosa e improcedente Reforma Tributaria, que pretendía gravar los productos de la canasta familiar, también el inconformismo de la gente se centra en el aumento de la pobreza ya que según los informes el 42 por ciento de la población es pobre y que unos 7 millones de colombianos están en la pobreza extrema. Además la gente esta cansada con el torpedeo constante a la implementación seria de los acuerdos de paz, el asesinato de líderes sociales, la corrupción desfachatada en algunos entes; los bajos salarios, son entre otras las razones que hoy gritan los manifestantes en las distintas ciudades de Colombia.

Todo esto lo hemos visto oportunamente porque hoy los sucesos se trasmiten en vivo y en directo por los mismos protagonistas de las luchas pues hacen parte de esa generación que nació con un celular en la mano y por ello han podido documentar las acciones de los vándalos -que también son una realidad-, no la realidad total y los desmanes de la fuerza policial mediante el uso excesivo de la fuerza. Muchos de estos sucesos, de están muertes se han visto, dolorosamente, en directo por las redes sociales.

El Director

Total Page Visits: 673 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply