COLUMNA PALABRA EMPEÑADA

Hoy el mundo se enfrenta a una condición de recesión económica global. Solo en unos pocos años pasamos de una economía mundial muy dinámica y en ascenso, a una reiterativa desaceleración económica en el 2022,propiciada entre muchos factores: por la política de cero COVID en China que ha conllevado a el bloqueo de la cadena de distribución de materias primas, los dolorosos episodios de la guerra en Ucrania y sus consecuencias económicas en el agro (y en la seguridad alimentaria), los sonados ataques cibernéticos a la infraestructura estratégica europea y el cambio de hábitos de consumopost-pandemia.

Y ese efecto en nuestro país también se está sintiendo, y se puede profundizar drásticamente, ya que Colombia tiene grandes necesidades de financiamiento en inversión extranjera, y desafortunadamente hoy se siente, en los sectores económicos, muchas contradicciones en los entes gubernamentales, que proyectainseguridad inversionista, y quehoy obstaculizael desarrollo de proyectos en infraestructura que generaría crecimiento, empleo, riqueza y estabilidad. Las continuas contradicciones entre el ministro de hacienda y crédito público con la ministra de minas y energía, aunado a las declaraciones del director de la DIAN frente al tema de legalización de la cocaína, tienen hoy el dólar por los altos históricos y nuestro peso en su devaluación más notoria. El estilo presidencial de alentar con su doble lenguaje las políticas de estado y el manejo que hoy vemos en el congreso de la república, y que está imponiendo con sus mayorías y a pupitrazo (prácticas que por años criticaron) un paquetazo legislativo, alientan esa desconfianza en el devenir de nuestro caro país.

Es claro que necesitamos de muchos ajustes como política de estado (y que inicialmente se direccionan desde la presidencia de la república), porque merecemos, en el país donde mana leche y miel, un mejor destino para nuestros coterráneos. Pero genera mucho desconcierto el que este gobierno quiera ir en contra de la dinámica económica mundial.

Guyana, un país de Suramericano, ubicado en la costa del atlántico norte y que actualmente es la economía numero 153 por volumen del producto interno bruto, se ha convertido en el campeón del crecimiento económico mundial gracias a sus descubrimientos de petróleo en alta mar y hoy se catapulta, como uno de los países con inmenso potencial de desarrollo….., y nosotros los colombianos, escuchando que Ecopetrol, la empresa más grande de energía en el país y caja menor del gobierno de turno, se ha desvalorizado de manera significativa gracias las políticas del nuevo gobierno frente a la explotación de hidrocarburos.Sin embargo, el buen trabajo mediático que viene haciendo este nuevo gobierno nos tienen callados y a la expectativa del nuevo día y sus reformas.

Este gobierno ha generado muchas expectativas gracias a sus promesas de campaña, pero como van las cosas, el problema de la recesión mundial la estamos sintiendo muy severamente los colombianos. No basta con culpar al banco de la república por subir la tasa de interese o de culpar al gobierno anterior por los recursos fiscales del estado.

Los dólares están subiendo su cotización y están saliendo del país, igual que muchas empresas y sus capitales, gracias a la incertidumbre que generan las políticas de este nuevo gobierno en los inversionistas, y al desequilibrio y déficit fiscal entre otros. Lo que SI se debería hacer es castigar severamente la corrupción, la tecnoburocracia, moderar la gravosa reforma tributaria, democratizar y apoyar el desarrollo rural, fomentar la formación de profesionales y concentrarnos en nuestras potencialidades olvidándonos de buscar culpables donde no los hay.

Hoy, y después de terminar de una semana de receso escolar, vivenciamos que Colombia es un destino mundial de gran belleza natural, con paisajes, montañas, aguas dulces y termales, playas ciudad, arte, festividades y folclor. Además poseemos una variada gastronomía que nos colocan como uno de los destinos preferidos por los extranjeros y nos afianza en el ámbito internacional, lo que dinamiza el sector hotelero y de transporte.

Ojala veamos la voluntad política para erradicar la delincuencia y la incertidumbre económica, y así poder manifestar a todo pulmón que “Colombia es el mejor  vividero del mundo”.

Total Page Visits: 194 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply