Por Carlos Alberto Villegas Uribe.

El presente artículo propone un nuevo formato para la minificción: el Narradiez. Inicialmente denominado narratenten pero finalmente, para brindarle un tratamiento más castizo y una mayor homogeneidad lingüística, se denominó Narradiez. Ya había probado las bondades de narrar en oraciones de diez palabras en la abandonada novela Gabo2024MSC10.

El Narradiez es, en consecuencia, un formato de la minificción resuelto en un microrrelato de cien palabras, en diez oraciones de diez palabras.

Como muestras de Narradiez se incluyen los siguientes microrelatos en torno al mítico mulá Nasrudin.

I

Fueron maravillosos e innumerables mis viajes con el gran Nasrudín[1] . Visitamos todos los territorios  asombrosamente inexplorados de la antigua Turquía. Me contó  las anécdotas  compiladas por el indio Idries Shah. Y la gran mayoría  me hicieron destornillar de la risa. Las  impensables razones de cabalgar de espaldas en su asno. Los pormenores de su estadía en el séquito de Tamerlan. Algunas de sus conversaciones con los diversos discípulos de Gurdjief. Los grandes secretos del sufismo como una práctica del bienestar. Los tiempos vividos con Nasrudin fueron una particular iniciación poética. Porque cada jornada compartida me dejaba al filo del asombro.

II

La situación no es fácil de describir por lo surrealista. Dos hombres viajan por los caminos de la antigua Turquía. Uno de ellos cabalga de espaldas en su burro manso. El otro camina a su lado mientras escucha las historias. Le brillan los ojos, pletóricos de enorme respeto y admiración. Aunque no puede evitar reír con algunas  de las anécdotas. Un gran turbante y una enorme barba adornan al cabalgante. Su espíritu apacible y su aspecto de santón trazuman bienestar. Ese hombre es Nasrudin, el gran maestro de maestros sufíes. El otro hombre soy yo, en una de mis transmigraciones.

III

.

Transmigrado, de esa forma le gustaba llamarme al gran Nasrudin. El mulá descubrió mi particular condición desde nuestro primer encuentro. Un tratamiento cómplice que de alguna forma acercaba nuestras realidades. Porque Nasrudin es un personaje mítico de improbables procedencias geográficas. Se  supone que él vivió en la Península de Anatolia. En una época indeterminada entre los siglos XIII y XV.  Su nombre Nasr-ed-Din significa «victoria de la fe». Y el apelativo Hodja significa»el maestro» o «el profesor». En una de nuestras múltiples conversaciones cuestioné su real existencia. Nunca olvides transmigrado: uno existe  hasta cuando alguien lo recuerda.

IV

Transmigrado, insistió Nasrudim, uno existe hasta cuando alguien lo recuerda. Desde esa perspectiva yo debo mi existencia a múltiples situaciones. Una de ellas, la tradición oral que prolongó mis anécdotas. Otra, el uso que  de ellas hicieron los maestros sufíes. Mis anécdotas fueron utilizadas para iniciar prosélitos en el sufismo. Así como la compilación y divulgación que hiciera Idries Shah. Un destacado escritor indio especializado en el estudio del sufismo. Además de las innumerables ediciones internacionales de ese juicioso trabajo. Situaciones que aún me permiten seguir existiendo en la actualidad. Apreciado transmigrado, el nombre de Nasrudin todavía se sigue gugleeando.

V

Nasrudin porque le pusiste a tu asno el nombre: Tamerlan. Esa es una historia muy larga pero trataré de resumírtela. Fui un destacado integrante en el séquito del  rey Tamerlan . Pero perdí su favor por chismes e intrigas de palacio. Tamerlan decidió reconocer los aportes  de los integrantes del séquito. Mientras mis compañeros recibieron riquísimos vestidos ataviados de piedras preciosas. Yo recibí como agravio el raído manto de un asno. En venganza proclamé : un asno me regaló su propio manto. He hice circular la venganza por los rincones del reino. Deshonré a mi asno con el manto y su nombre.

VI

En cierta oportunidad se encontraba Nasrudin conversando con Gabriel Vergara. Psicólogo humanista quindiano promotor de las teorías del pensador Silo.  Gabriel le compartía a Nesrudin una aneécdota reflexiva del siloismo. «Nuestro héroe cotidiano se sintió vagando en su laberinto vital. Se detuvo angustiado y una necesidad se hizo muy urgente. Encontrar nuevamente el hilo para darle dirección a su vida. Para así diferenciar el gran hilo de las hilachas efímeras. Invocó a Ariadna para que lo ayudara en la tarea. Bastó recordarle al héroe que el hilo siempre estuvo ahí. Pero éste sólo es visible cuando se cambia la mirada».

VII

Cada mañana Nasrudin acostumbraba pintar la puerta de su casa. Mientras trabajaba me hacía preguntas y reflexionaba sobre el sufismo. Fanaa es el término sufí para la aniquilaciøn del yo. Maqaam es el nivel uno de la emisorade desarrollo. Para los sufistas un Manzil es un plano de conciencia. Pero es necesario alcanzar siete Manzil para integrarse con Alá. Nosotros practicamos acciones internas y externas para lograr el  Manzil. Acciones externas como la pintura ayudan a lograr el Manzil. ¿Sabes qué se necesita para que una puerta sea verde?  No lo dudes contestó: pintarla todos los días; de verde.

VIII

Nasrudin me puedes contar ¿Por qué acostumbras cabalgar de espaldas?. Claro que sí mi apreciado transmigrado esa acción tiene explicación. Cabalgar de espaldas es otra acción externa para un Manzil. Un plano de conciencia para estar presente  en mi presente. Tamerlan avanza hacia un futuro al cual yo nunca llegaré. Mientras yo miro el pasado cierto que voy dejando atrás. Este plano de conciencia me evita muchas ansiedades y nostalgias. Un Manzil que se convierte en un surtidor de bienestar. Los seres humanos viviríamos con mayor tranquilidad si lo entendiéramos. El futuro no nos pertenece y el pasado ya fue.

.

IX

Los profesores no sólo enseñamos desde las aulas escolares, transmigrado.También nuestras conductas invitan a los otros a nuevos aprendizajes. Soy consciente de los alcances pedagógicos de cada conducta mía.Y procuro que mis actos redunden en el bienestar colectivo. Cuando cabalgó de espaldas, los otros se cuestionan la cotidianidad. Y sus razonamientos les enseñan nuevas probabilidades sobre la realidad. Sobre los condicionamientos y prejuicios que limitan sus relaciones sociales. De esta forma le dan inicio a una búsqueda esencial. La búsqueda de una verdad que supere lo simplemente aparente. Una verdad que es reflexionada y conquistada desde lo insólito

X

Apreciado transmigrado para mí la vida es un gran interrogante. Por eso afirmo: nada al nacer del más allá trajimos. Y también constato: nada al morir del más allá sabemos. Así como no sabemos todavía ¿Por qué el sol alumbra? Ni tampoco sabemos ¿Por qué el ave canta y embelesa? Ni sabemos lo que hay oculto en la gentil belleza.Ni lo que hubo antes, ni lo que habrá después. A  pesar de tanta incertidumbre nuestra razón busca las respuestas. Por eso nuestro deber navegar la vida como marinos. Avezados  marinos quienes navegamos el litoral en estado de alerta.

.

XI

Apreciado transmigrado siéntate acá y te cuento otras historias mías. Al Ugartief era otro ilustre integrante del séquito de Tamerlan . Como yo, sufrió el horror de las intrigas de palacio. Los chismes incesantes sugerían que había traicionados la rey Tamerlan. Ugartief fue condenado a perder la cabeza bajo el alfanje. Entonces comprendí que se avecinaban días aciagos sobre la ciudad. Y entonces abandoné Samarcanda en una mañana llena de congojas. Aquella huida azarosa de la ciudad me llenó de reflexiones. Y escribí un dicho que se sigue repitiendo hasta hoy. Si rasuran a tu vecino pon tu barba en remojo

XII

Ninguna de las conductas humanas le fue ajena a Nasrudín. Idries Shah  señala  la avaricia como una de aquellas conductas. Cuenta que en alguna oportunidad Nasrudín escribía a su hijo. Nasrudín sintió que tenía una responsabilidad paternal con su retoño. Pasó largas horas en idear cómo podría eludir aquella responsabilidad. Le  dio vueltas a muy diversas formas para poderlo lograr. Descartó muchas de las ideas que llegaron a su mente.    Hasta que se ideó una forma  para lograr su propósito. En la hoja donde escribía la misiva incluyó una posdata. Quería enviarte unas buenas pesetas pero el sobre estaba cerrado.

XIII

 Nasrudín no precisa en cual de sus múltiples transmigraciones pasó. Pero sabe a ciencia cierta que conversó con JL Borges. Y  aún recuerda el grato placer de sus increíbles conversaciones. El insondable asombro y juegos de Borges con la eternidad. Así como el pudor, refrendado en La secta del fénix. O las inquietantes reflexiones sobre la otredad y la literatura. Igual que su admiración por las bondades de la minificción. Desvarío empobrecedor el de querer escribir novelas, sentenciaba el argentino. El de querer explayar en quinientas páginas innecesarias y agotadoras. Algo que se puede formular admirablemente en una sola frase.          Borges por Elena Ospina

XIV

En alguna de nuestras incontables conversaciones le pregunTé a Nasrudin. ¿Existe algún momento histórico en el cual hubieras deseado estar? Querido transmigrado, hubiera deseado estar en el paso del Rubicón. El río que separaba a la Galia Cisalpina de Italia. Conocida en aquella época como el territorio metropolitano de Roma.  Momento cuando Julio César le declaró la guerra a Roma. Pronunció de manera irrevocable la frase latina: alea iacta est. Una expresión atribuida al General romano por el historiador Suetonio. La cual significa en buen castellano: la suerte está echada. Y marca un momento de no retorno para el General.

XV

Una vez Nasrudin  fue invitado al matrimonio de un amigo. Pero el gran mulá se negó a asistir al evento.Extrañado con su conducta  indagué  las razones de su actitud. Nada más aburridor que asistir a un evento de bodas.Uno se convierte en el intruso de una felicidad ajena. Aunque ellos  juren fidelidad  hasta que la muerte los separe. Quienes se casan ignoran si  ya llevan los cachos puestos.El atrimonio se parece a una apestosa cochera de cerdos. Quienes están adentro desean con intensidad estar libres por fuera. Y quienes están por fuera se desviven por estar adentro.

XVI

El mulá imprecaba con grandes lamentaciones a su deidad personal. Le reprendía porque nunca le había permitido ganarse la lotería. Cansada de las recurrentes imprecaciones la deidad se le presentó. Le reprochó su ingratitud que le impedía reconocer su fortuna. Le recordó la salud que con generosidad le había  brindado. Así como las propiedades con las cuales disfrutaba sin límites. Igual que el aire  que cada día respiraban sus pulmones. Y la fortuna de triunfar en cada reto  que emprendía. Le reprochó su falta de coherencia y su proverbial avaricia. Nasrudín explícame cómo puedo ayudarte si nunca compras la lotería

XVII

Había  en el reino un sujeto atrabiliario apodado el loco. Nadie podía decirle el ápodo sin sufrir parecer grandes agravios. Nasrudín apostó que le diría  el apodo sin sufrir traumatismo. Pensó la forma de decirle el apodo de múltiples maneras. En primer lugar logró que se lo presentarán como amigo. Supo que el sujeto tenía grandes problemas jurídicos y económicos.  Muchos fuerontestigos de cómo Nasrudin se ganó la apuesta. Para ganarse la apuesta Nasrudín se le acercó a proponerle. Amigo, déjese ayudar y yo le soluciono todos  sus problemas. Yo lo colocó, lo caso y loquito de sus afugias.

XVIII

En diferentes oportunidades vi a Nasrudin releyendo el mismo  libro. Se trataba de El principito de Antoine de Saint Exupéry. ¿Por qué lo relees tantas veces? Le pregunté alguna vez. Sencillo mi apreciado transmigrado: porque este es un libro esencial. En el libro encuentras respuestas primordiales a diversas  situaciones humanas. Y porque los libros son como los ríos de Heráclito. Nadie se lee  el mismo el libro por segunda vez. De tal forma que cada nueva lectura reinaugura el mundo.  Me recuerda que lo esencial  es invisible s los ojos. Y alerta espiritualmente que sólo se ve con el corazón.

XIX

Transmigrado, otro  de mis libros predilectos  es Juan Salvador Gaviota. Un libro  escrito desde la estructura arquetípica de Joseph Cambel. Una teoría narrativa apoyada  en el monomito del propio Campbell. Ese libro me enseñó la inutilidad de contristarse al despedirse. Trataré, mi admirado transmigrado, de recordar la situación para compartírtela. Juan Salvador Gaviota estaba muy apenado al despedirse del maestro. Entonces su maestro le hizo  una interesante reflexión para animarlo. Le dijo: elimina el espacio y te quedará un aquí. Dijo nuevamente:  elimina el tiempo y te quedará un ahora. Entre el aquí y el ahora volveremos a vernos muchas  veces.

XX

Nasrudín, ¿Me brindas más información sobre las teorías del monomito? Admirado transmigrado, esa es una teoría desarrollada por Joseph Campbell. Escritor y docente universitario de Norteamérica, especialista en mitología comparada. Realizó su trabajo luego de investigar las mitologías del mundo. Propuso que todas ellas mostraban una estructura narrativa muy similar.  Y publicó sU libro: El héroe de las mil caras. En el cual desarrollo el resultado .de sus innumerables investigaciones.  Asómbrate con un dato de La guerra de las galaxias. Luckas reconoció que su film estuvo apoyado en el .monomito. Algunos críticos atribuyen el éxito de la película al monomito. 

XXI

La abjuración de Galileo, otro  momento que hubiera querido presenciar. Esas particulares confrontaciones de poderes y de soberbias. La soberbia de la fe representada por la omnímoda ominosa Inquisición. La soberbia de la ciencia representada por el genial investigador. Para certificar que realmente pronunció la frase o le fue atribuida. Escuchar después de la abjuración su frase: epur si mouve. Cuyo significado en castellano es:  y sin embargo se mueve. Respuesta lapidaria que refrenda el carácter contestatario de Galileo Galilei.  Quien cultivó una forma libertaria de pensar y de obrar. Que lo caracterizo a lo largo de su tortuosa existencia.

XXII

A mis escasos trece años, escucho llover desde mi cama. Mientras leo los juegos literarios de mi padre sobre  Nasrudín. Y un  inquietante cuento del escritor argentino Jorge Luis Borges.  Bajo los edredones mi dedo índice busca ansioso  mi sexo,  para iniciar una danza frenética que me llena de placeres. Como yo la cuidad se inunda y estanca el tráfico. Y yo me diluyó en un remolino de  placeres infinitos. Vuelvo a reflexionar sobre el sentido profundo del cuento borgesiano.  Entonces realizo varias relecturas gozosas a la prosa cabalística. Comprendo que ahora soy otra integrante de  la Secta del Fénix.

XXIII

Nasrudin, ¿  ¿Cuál de los cuentos de Borges es tu preferido preferido? Pregunta difícil de responder porque Borges es la perfección literaria. Pero si me apuras te referiré algunos de mis preferidos. Uno  de ellos es El hombre de la esquina rosada. Considerado por Borges el primer cuento de su vida literaria. Como también me gustó sobremanera otro cuento, su contraparte narrativa. Se trata del magistral cuento: La historia de Rosendo Juárez. Sin olvidar las particulares circunstancias de la vengadora Ema Zunz.  O La escritura del dios, cuento para iniciarse en Borges. Parafraseando al escritor: un buen cuento lo constituyen sus circunstancias. 

XXIV

Apreciado transmigrado, vuelvo a comentarte la producción literaria de Borges.  Para referirme al  excelente libro:  Historia universal de la infamia. Obra donde se  incluye: El hombre de la esquina rosada. Un cuento en donde Borges demuestra su manejo del lunfardo. Trata sobre la muerte de Francisco Real, apodado El corralero. Una narración entendible sólo hasta la última frase de la historia. Estaba como nuevo; no quedaba ni un rastrito de sangre. Cuento cuya  contraparte narrativa es: Historia de Rosendo  Juárez. Otra historia de compadritos y cuchilleros de los arrabales porteños. Un cuento que se  encuentra en El informe  de Bodrie.

XXV

Ema Zunz es otro de los fascinantes cuentos de Borges. Una joven judía quien descubre que su padre se suicidó. Concibe una venganza que incluye la pérdida de su virginidad. Y decide no dejar ningún rastro de sus pérfidas maquinaciones. Escoge un marino quien saldría del puerto la mañana siguiente. Entonces acusó al causante de haber abusado sexualmente de ella. Pero el fiscal del caso la descubrió ante los jurados. Los hechos no son ciertos pero la historia es verosímil. Como si revelara las condiciones fundamentales  de una buena ficción. Condiciones narrativas básicas manejadas con maestría por Jorge Luis Borges.

Memoria de autor

Carlos Alberto Villegas Uribe. Escritor, artista, gestor y periodista cultural (Calarcá, Quindío, Colombia, 1961). Ph.D. SobresalienteCum Laude enLengua, Literatura y Medios de Comunicación de la Universidad Complutense de Madrid, UCM (España). Tiene estudios de Maestría en Escritura Creativa de la University of Texas at El Paso, UTEP (Estados Unidos). Fue profesor universitario. Creó la cátedra Psicogénesis de la Risa en la Facultad de Psicología de la Universidad Javeriana (Bogotá, Colombia). Director de la revista Termita Caribe y del Boletín de la Red de Estudios Interdisciplinarios sobre la Risa —REÍR—, T.A. (Teaching Assistant) en la Revista de Literatura Mexicana Contemporánea en la Utep. Ha publicado los ensayos La caricatografía en Colombia: Propuesta Teórica y Taxonómica; Caricatografía y periodismo, y el libro de relatos Cuento contigo.


 [1]

Total Page Visits: 338 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply