Arrierías 49

A partir de esta edición, el arqueólogo Joel García Pulgarín se vincula a nuestra revista digital Arrierías, con sus aportes sobre la historia antropológica y arqueológica regional, especialmente en cuanto se refiere al departamento del Quindío dentro del marco del Paisaje Cultural Cafetero, PCC. Bienvenido.

Así mismo celebramos la llegada a nuestra revista de Rafael Antonio Castaño Vélez docente de la Institución Educativa Bolivariano Municipio de Caicedonia. Divulgador científico y asesor de la Corporación Ecoambientes. Estudios en Biología y Química con especialización en Gestión y Educación Ambiental. Cursa actualmente la maestría de Educación. Bienvenido

__________

La ineficiencia de un gobierno, municipal, regional o nacional, puede medirse por el desarrollo de la sociedad que gobierna, por las obras que realiza, por su trabajo comunitario; también por la continuidad de obras del antecesor o,  mínimamente, por el mantenimiento de obras ya realizadas.

Hace varios años una riada de Río Verde, en la ruta que de Armenia conduce a los municipios de la cordillera central -especialmente Génova y Buena vista-, se llevó parte de la carretera: 30 metros para ser más exactos. Esta vía, además, es importante para Caicedonia y Sevilla, municipios del PCC, aunque ya en el departamento del Valle del Cauca.  Había que hacer un simple relleno y una obra civil de contención. Pues apenas el mes pasado acaban de terminar el relleno, pero esos treinta metros de la monumental obra de “difícil” construcción, nuevamente quedó abandonada, sin asfaltar. Esto, por supuesto, compete a la gobernación del Quindío por ser una vía regional.

En Armenia ocurre lo mismo. El gobierno nacional, a través de su ministerio de infraestructura u obras públicas, hizo un muy buen trabajo en la vía Armenia- La Tebaida que conduce al Valle. Pues hay casi un kilómetro deplorable en la salida de Armenia hasta un poco más abajo del estadio Centenario: huecos, deterioro general que impide un tránsito normal en ese pequeño trayecto. Más de un año y la vía ahí, sin un mínimo asomo de mantenimiento. Si esta vía tan transitada está abandonada, ¿se imaginan ustedes el abandono en muchos de los barrios populares de la capital Quindiana? Incompetentes, por decir los menos, estos mandatarios o “funcionarios” públicos de pacotilla.

__________

Asombroso el desarrollo de Armenia en cuanto a las obras de construcción de bloque de apartamentos en toda la ciudad que ya toca áreas de producción agrícola. La capital quindiana tiene un gran déficit de vías que permitan la movilidad normal en una ciudad mediana. Vías abarrotadas de autos parqueados que, muchas veces, impiden el tránsito peatonal. Una pregunta que es agobiante: ¿tiene el Quindío, especialmente su capital un estudio que permita asegurar un buen servicio de servicios públicos, especialmente de agua?

Es tan absurda la expansión de la ciudad, que ya están haciendo suntuosas construcciones en la ladera derecha de la vía de la avenida Centenario que conduce hacia el Sena rural, ¿No afecta esta invasión el cauce normal del río Quindío? Los dirigentes cívicos del Quindío, quienes verdaderamente aman esta tierra, ¿se han preguntado por el futuro ambiental de nuestra región?

__________

Es indiscutible que Juan Gossaín, el reconocido escritor, periodista, investigador social y columnista de varios medios, es un hombre serio y su pluma no es medrosa cuando se trata de denunciar los más grandes males de Colombia.

En el diario el Tiempo, periódico totalmente gobiernista y en manos del hombre más rico de Colombia -Sarmiento Angulo del grupo Aval-, este admirable personaje de la costa escribió una columna el día 21 de julio del año en curso en donde hace un análisis de la dramática situación que viven los empleados de hospitales en Colombia.  La situación no puede ser más dramática y casi que apocalíptica: los hospitales públicos están en quiebra y hay centros hospitalarios donde deben a médicos y demás empleados del servicio de salud varios meses de salarios mientras siguen poniendo el pecho a la gran crisis pandémica que nos agobia.

No lo plantea quien esto escribe. Lo dice Gossaín: los hospitales y centros de servicio de salud cayeron en manos de la politiquería. Alcaldes, concejales, gobernadores, senadores, representantes y diputados, es decir, los mismos responsables de la alta corrupción del país son quienes nombran, ubican y “colocan” sus fichas en la salud cuando no encuentran otros espacios públicos donde ubicar a sus alfiles y lamezuelas.

Las EPS, esas fatídicas organizaciones que convirtieron la salud en un perverso negocio privado, deben a los hospitales miles de millones de pesos ante el silencio absoluto de presidentes y gobernantes que hacen mutis por el foro cuando de defender al pueblo que vota, se trata. Una verdadera infamia y creo que son muy, pero muy contados los hospitales y centros de salud que se salvan de esta hecatombe politiquera.

Ojalá el pueblo que ha sido paciente y que ahora reclama a grito herido por una solución se acuerde, en período de votaciones, que sus verdugos continuarán en su rapiña de corrupción si no se toman correctivos drásticos: negarles el voto.

POST SCRIPTUM: Se habla del cierre del hospital de Calarcá, la bella Villa del Cacique y segunda ciudad de más importancia en el Quindío. La situación en nuestro pueblo, Caicedonia, es dramática, es el reflejo de lo que se ha generalizado en nuestro país: burocracia, personal por contrato sin pago o pagos atrasados. Un verdadero caos. ¡Qué tiene que decir al respecto el señor alcalde?

La explicación no es para Arrierías, es para Caicedonia. Creo que los habitantes del “mejor vividero del mundo” merecen una explicación pública para aquietar inquietudes y aclarar posibles malos mensajes. Ojalá esta inquietud no se politice.

Total Page Visits: 226 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply