Arrierías 86

– En medio de tanta noticia trágica de guerras, feminicidios, violencia contra los niños, pobreza, corrupción y tantas cosas más que hacen doler el alma de los colombianos, por fin una buena: la prohibición de las corridas de toros, una infame violencia contra los animales traída por los españoles y que sólo practican unos pocos países. En ediciones anteriores, 22-23 y 24 ya habíamos hecho un análisis al respecto. Falta prohibir las famosas corralejas y las peleas de gallos. Algunos perdidos hablan de “tradición cultural”. La cultura es otra cosa y las tradiciones no pueden ser aceptadas cuando se trata de zaherir seres sintientes. En la época de los 60 había una “tradición” en los llanos orientales de Colombia, cazar indígenas para asesinarlos y a esa violencia, la llamaron “tradición”, “cultura”. Una Barbaridad.

———-

–           La universidad del Quindío hizo el lanzamiento de la gran sinfónica universitaria. Un trabajo magistral que nace en el Instituto de Bellas Artes que ha recibido todo el apoyo del Consejo Académico, el rector y el señor gobernador. En una sección especial de esta edición nos referimos a esta apoteósica acción cultural en el Quindío. Bien por Bellas Artes y su director.

———-

–           A propósito del comentario anterior, se comprobó la necesidad que tiene el Quindío de un gran teatro que opere para todo el departamento incluyendo el norte del Valle del Cauca. Esta acción debe ser colectiva e impulsada por gobernación, universidad del Quindío Alcaldía de Armenia en compañía de los demás alcaldes. Si logramos este empeño cívico con la participación de la sociedad civil y grandes dirigentes que tenemos en la región, el Quindío se convertirá en un punto de referencia cultural para Colombia y el exterior. Habría un nuevo turismo para el Eje Cafetero, el turismo cultural.

———-

–           La campaña impulsada por el Estado Colombiano para recuperar el Tesoro Quimbaya debe ser acompañada en bloque por todo el departamento del Quindío. Un mediocre presidente de nuestro país, finalizando el siglo 19, regaló en un acto de lambonería y servilismo al reino de España este gran tesoro de nuestro país. Es hora de presionar activamente su devolución y entrega para el Quindío y no para Bogotá u otra región del país. Ese tesoro nos pertenece. Ni un paso atrás en ese objetivo.

———-

–           A propósito de acciones culturales, Caicedonia es la sede de uno de los más importantes eventos musicales en Colombia, el Concurso Nacional de Intérpretes Solistas del Bolero que se desarrolla en el teatro del colegio Bolivariano. Es un patrimonio nuestro del cual nadie tiene el más mínimo derecho de apropiarse, pues pertenece a la comunidad y nos preocupa el pésimo estado locativo del teatro donde se desarrolla en gran evento. El abandono está a la vista y compete al municipio hacer la inversión para adecuar al teatro y faltan menos de 4 meses para su iniciación en el mes de noviembre. Quedamos pendientes de una solución inmediata.

———-

El Tránsito en Caicedonia.

Varias veces se ha abordado este tema a lo largo de las ediciones de la Revista Digital Arrierías. Las motos, los semáforos, las cebras, el parqueo de los carros, y otros, pero que siguen igual o peor.

La idea es visualizar hechos y que sean las autoridades competentes quienes les den solución.

El uso del casco de protección era una medida de forzosa aplicación y cumplimiento. Ahora, son más quienes no lo usan que quienes se acogen a la norma.

Una norma básica de tránsito es la prohibición de parquear u obstaculizar la visibilidad en un PARE. La carrera 16 con calle 11 es el ejemplo típico de la violación de esa norma. Hay tres vendedores de verduras que se localizan en tres de las cuatro esquinas y dificultan el paso automotor y peatonal.

Poco a poco, suponemos que, plenamente autorizados, pero no estudiados, han venido apareciendo quioscos metálicos ubicados en plena vía. La carrera 15 en la esquina del Guayabo y Gato Negro es altamente peligrosa porque los vehículos que asoman desde “la Pedorrera”, generalmente burlan el pare. Ahora con la ubicación de dos QUIOSCOS casi en la esquina del parque, sobre la 15, bajando, a mano derecha, la visibilidad de los carros que están llegando desde la 14 al terminal, se limitó mucho lo cual acrecienta la posibilidad de accidentes de por sí, permanentes. Además, carros y motos no pueden ver quien está tratando de pasar por la esquina del parque porque solo lo ven cuando ya cogen la curva.

———-

Cuando en Arrierías apareció el artículo https://arrierias.travel.blog/2019/06/14/la-ceiba-un-arbol-de-primera-tratado-como-de-segunda-por-jairo-sanchez/”, el eminente Dr. Carlos Montalvo Mont, el Arbolista más reconocido en Puerto Rico, Centro América y América Latina. Conocido como el “Doctor Árbol” por sus campañas de conservación, propagación y buen uso de los árboles de nuestro continente, eximio colaborador, hasta su lamentada desaparición, para la Revista Arrierías, aconsejaba, con respecto a la Ceiba del parque principal de Caicedonia, ampliar el espacio ocupado por los contrafuertes del árbol y así se evitaría el daño a las zonas circundantes por presión interna del sistema radicular. Un trabajo similar al realizado con la ceiba del parque el Bosque de Armenia donde se adaptó el parque al árbol y no el árbol al parque.

La última semana, por deterioro y levantamiento de los ladrillos circundantes al árbol, se determinó, no se sabe con qué criterios que lo mejor era abrir huecos, cortar las raíces y volver a colocar los ladrillos.

El sistema radicular periférico de las ceibas es similar a las uñas de los pies. Simplemente vuelven a crecer. De pronto lo pueden desestabilizar por debilitamiento de los contrafuertes, pero las raíces laterales son derivaciones de las secundarias las cuales, a su vez, provienen de las primarias.  Es decir, teniendo la solución acuden a paños de agua tibia.

Total Page Visits: 22 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply