Para: Arrierías 50

Arrierías, además de abrir espacios para el pensamiento, la literatura, la historia, el análisis de asuntos locales y/o regionales, puede ser útil para impulsar el turismo en el Eje Cafetero como consecuencia de estar dentro del Paisaje Cultural Cafetero (PCC) reconocido por la Unesco.

En tal sentido, a partir de esta especial edición 50, estaremos visitando las localidades para observar: estado de las vías, gastronomía, sitios de interés público y/o privado que sirvan de guía y orientación para los miles de visitantes que, mes tras mes, llegan a esta maravillosa región cafetera.

A mediados de este mes de agosto, salimos de visita familiar a recorrer parte de la región cordillerana, empezando por Pijao, sin lugar a dudas, un de los sitios más bellos del Quindío; pueblo que conserva muchas de las tradiciones de la cultura cafetera tradicional, con sus casas de colonización antioqueña de bellos colores, su gastronomía y, lo más importante, la tranquilidad y paz que se respira en el pueblo. En la entrada de la alcaldía hay una representación histórica en tesoros indígenas, fotografía y descripción general de lo que ha sido Pijao. Al lado de la alcaldía, un sitio maravilloso donde sirven un café especial, de origen. Pijao es un municipio que, en nuestro concepto, debe ser visitado constantemente por habitantes de la región y, por supuesto, de turistas nacionales y extranjeros.

Todo no podía ser perfecto. Es muy lamentable que, un kilometro antes de la entraba al bello municipio, el carreteable esté lleno de huecos y en completo abandono por la autoridad competente. ¡No hay derecho!

Quisimos visitar el Museo de la Guadua, vía obligada a Córdoba, pequeño municipio cordillerano. El río Verde ha ido tragándose, lentamente, el carreteable. Tuvieron que abrir un espacio al lado derecho en la vía, pero no hay asomo de arreglo definitivo. Es el mismo caso del carreteable que de Rio Verde conduce a Barragán, cerca al municipio de Caicedonia: El afluente se tragó parte de la carretera, abrieron un espacio hacia la parte contraria del derrumbe. 30 metros de daño carreteable, llevan tres años haciendo ese relleno, lo terminan y dejan, nuevamente la vía abandonada, sin pavimento. Seguro ocurrirá así con la vía a Córdoba.

Retomando el caso de este carreteable, quisimos visitar el famoso museo de la Guadua y…. ¡cerrado!, óigase bien, un puente festivo, gran afluencia de turistas y el sitio, emblemático, ¡cerrado! no se sabe qué burócrata tomo esa estúpida determinación, con un agravante: al preguntar a personas que habitan cerca al museo, aseguran que, para poder visitarlo, deben enviar un formulario 8 días antes de la visita. ¡háganme el favor!

Decepcionados, seguimos el recorrido, buscamos un restaurante en la zona cerca al aeropuerto: completamente llenos, indicativo de un turismo floreciente y un buen servicio gastronómico. Seguimos hasta La Tebaida buscando un tradicional y muy famoso restaurante del pueblo: Maravelez. Recuerdo de mi vida de estudiante en la Universidad del Quindío que ese restaurante, de corte popular, era sitio obligado de presencia, generalmente los fines de semana.

Ya habíamos perdido tres visitas tratando de entrar: lleno completo. Sin embargo, ese día pudimos ingresar y salimos con una gran sonrisa en el rostro: excelente comida, inmejorable servicio, precios adecuados y las bellas jóvenes que atienden, solícitas, respetuosas y siempre pendientes del servicio. Me impresionó favorablemente observar como una anciana, negra, con dificultades para caminar, fue sentada a un lado mientras organizaban mesa para 8 personas. Cuando estuvo listo el lugar, una joven camarera fue hasta la bella señora, la ayudó a levantar y, lentamente, del brazo, la condujo hasta el lugar adecuado para el servicio.

Bien por Maravelez, por su comida, por su atención y por el servicio. Su administradora, Sonia Carmona, se salió de cocinas, donde trabajaba a la par con el resto de personal del área, y nos despidió con una gran sonrisa en los labios. Excelente y cómodo lugar este restaurante Maravelez, sitio que debe ser tenido en cuenta por los turistas y/o habitantes de la región para ir a saborear su exquisita comida tradicional.

POST SCRIPTUM: Próximos sitios de visita serán Génova, Buenavista y Córdoba. Y, por favor, señores, alcaldes, señor gobernador, tengan en cuenta que muchos países en el mundo desarrollan su economía a partir del turismo. No le mientan a la gente haciendo ofrecimientos que no pueden cumplir, mejoren las vías y apoyen el turismo, la cultura y todo lo que se mueve alrededor de este servicio económico. Lo de la Banda Sinfónica Departamental del Quindío, es una vergüenza por su abandono y bloqueo. Investigaremos con más detenimiento el caso para ponerlo en consideración de nuestros lectores. Diremos la verdad y no callaremos ante nadie ni ante nada cuando encontremos fallas en toda nuestra región como consecuencia del abandono de la politiquería y de gobernantes ineptos.

Total Page Visits: 291 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply