“El optimismo es la FE que conduce al logro, nada puede hacerse sin esperanza” Hellen Keller.

“Un pesimista ve la dificultad en cada oportunidad y un optimista ve la oportunidad en cada dificultad” Winston Churchill.

“El pesimismo lleva a la debilidad y el optimismo lleva al poder” William James.

Todos sentimos que los momentos vividos son especialmente muy difíciles e inciertos, y esto hace que nos predispongamos a ser más negativos que positivos frente al devenir. Sin embargo, la manera en que pensemos y por tanto, enfrentemos nuestro diario vivir, hará posible el acontecer de nuestro futuro próximo.

Lo primero que regularmente pensamos es a quien echarle la culpa de la situación presente: a los chinos, a los gobernantes o a nuestra suerte?

Fue que…fue que….

Hay que mirar de otra manera las dificultades vividas y presentes, y trabajar para ver las oportunidades que se nos presentan hoy y que marcaran nuestros pasos para el mañana.

Entiendo las inquietudes y pre-ocupaciones, las difíciles vivencias, la difícil situación económica y social, y, los negros nubarrones que siguen cubriendo nuestro angustiante panorama.

Pero no más pre-ocupaciones, más bien ocupémonos……..

Sabemos que muchas actividades tomaran tiempo en normalizar su anterior desempeño, pero ninguna actividad volverá a ser la misma que se realizaba antes de la pandemia del covid-19.

Las actividades de oficina y de educación se realizaran en su gran mayoría desde la casa y a través de medios tecnológicos.

Recordar que ciertos negocios como el de transporte, hotelería, espectáculos y de concentración de personas se verán muy restringidos.

Todo intentara hacerse ON-LINE, desde su celular o computador: compras, movimientos financieros, consultas médicas, etc.

Cada vez más las personas buscaremos tener una vida más saludable, mayor ejercicio, crear o procesar sus propios alimentos, buscar más lo orgánico o natural y permanecer más en casa y rodeado de los seres más queridos.

Las actividades agrícolas seguirán teniendo un desarrollo muy parecido al que se venía teniendo antes de la pandemia, y en algunos casos, gozara de una muy expectativa de precio como lo es el café y el cacao. Hay otros que estarán sometidos al vaivén de la oferta y demanda, al de las importaciones indiscriminadas como el de papa, cebolla, arroz y maíz, pero el campo es y seguirá siendo el activo más importante que tenemos los colombianos. Aire fresco libre de contagio, verde esperanza y agua fresca entre otros.

Esto nos recuerda que el ser humano es lo único que no se puede automatizar o digitalizar y que el campo es hoy el activo mobiliario de mayor aprecio y consideración durante y después de la aparición del covid-19.

Y como dice un gran amigo….”hace aproximadamente 100 años todos poseían un caballo y solo los ricos tenían carros, hoy todos tienen un carro y solo los ricos tienen caballos”.

El tiempo es más cambiante hoy que ayer, así que preparémonos a vivir este mundo que nos tocó y… ocupémonos.

COLUMNA PALABRA EMPEÑADA

JOSE EMILIO YEPES RIVAS

Total Page Visits: 261 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply