Revista Digital Arrierías 71.

Disfrutar, fue el primer regalo que de forma consciente recibí del Universo, estoy muy segura que no es así, ósea no es el primero, pero si el que recuerdo….fue hace ya algunos días, talvez meses, pero aún sigue latiendo en mi pecho con fuerza, con tanta fuerza como para traerlo a mi presente, cuando tomo los sorbos en una taza de café, lamo mis labios y el regusto que hay en mi lengua, cuando la paso por ellos, me excita, me colma, me adueña de estos instantes…Trato de entender de qué va la vida, cual es la realidad implícita en ella, el contacto con las hojas de un libro que leo, el ruido de una tarde apacible y larga, el latido de mi corazón, los pájaros que se escuchan a lo lejos, la bocina de un vehículo que no alcanzo a ver desde mi habitación. Pienso, “Soy tan afortunada”, y doy gracias por todo ello, que sucede, sin que yo interfiera, que sucede, porque así debe ser, sin preguntas, sin respuestas, el monje budista al que sigo diría “es tan simple que se vuelve difícil de entender”.

Escribo esto para satisfacer mi mente que es la que necesita saber, sin la más mínima intención, o talvez, alguito menos que mínima, de que le pueda servir a otros, otros que no conozco y no sé si les interesan mis divagaciones. Hay “algo” que me impulsa y espero descubrir en que parte de mi cuerpo está ubicado ese “algo”. Las teorías serian extensas, dependiendo de a quien le preguntes, por eso me tomaré la tarea de investigar que es ese “algo” que me impulsa, como la vida misma. ¿Qué es la vida?  Manos a la obra.

Me he encontrado con frases tan bellas como que “la vida es aquello que sucede mientras estas preocupado por vivir” o como la vida es “un conjunto de situaciones que nos llevan a decidir “. O También que “La vida es existencia física, búsqueda de la felicidad, la vida es muerte existencial”. O que “La vida es aquello que pasa como tiene que pasar”, “la vida es un acto de conciencia, de estar presente” … y algunas más. Todas son muy ciertas, ni más faltaba que fuera a poner en duda tanta verdad, pero me siguen pareciendo huecas, falta convencimiento, hay demasiados conceptos, se sujectiviza la idea, es esto o lo otro dependiendo de la persona o del momento por el que se esté atravesando, del entorno, de las circunstancias……es relativo, yo busco algo más absoluto, talvez sea una utopía y no logre encontrar respuesta, porque simplemente no exista. ¿Dónde seguir buscando?, las respuestas ubican la VIDA en lo material, para algunos y para otros en lo espiritual, a mí me va pareciendo que en ninguno está ubicada la vida, por lo menos no plenamente. ¿Porque qué es la vida? ¿Es una fuerza, una entidad, una energía, es lo que nos sucede? ¿Un pensamiento? ¿Si es fuerza o energía, entonces las personas que carecen de ella no tiene vida? ¿Si es una entidad de que clase es?, ¿si es lo que nos sucede, nuestras circunstancias, los monjes tibetanos que se dedican las 24 horas del día y más a estar en profunda meditación no tienen vida?, ¿y si es un pensamiento, una idea, con solo poner la mente (que es el lugar donde suceden los pensamientos), en blanco implica que se acabó la vida?…

NO estoy tratando de generar conceptos desde lo biológico, clínico o nada que se le parezca, eso está claro, ni siquiera pretendo un concepto, es más como buscar una realidad, algo que sea palpable, entendible, que desde la órbita de mi existencia que empieza a despertar pueda verla, palparla, olerla, sentirla. Incluso he pensado si para saber en profundidad el concepto de LA VIDA, debe primero conocer el concepto de esa fuerza poderosa y creadora, llamada DIOS.

No me considero una persona religiosa, de hecho, uno de los momentos más liberadores fue el día que reconocí abiertamente y por primera vez que no era católica, las creencias y los ritos religiosos (cualesquiera que sean) son interesantes y los miro con ojos de simple observadora, pero no es lo mío, no me conectan con mi realidad en proceso de descubrimiento. La mente más brillante del siglo XX dijo: “La vida es como andar en bicicleta, para mantener el equilibrio debes seguir moviéndote” y añadió “La vida es una preparación para el futuro y la mejor preparación para el futuro es vivir como si no hubiera ninguno”. ¿Si no te mueves te caes y si te caes te azotas y pierdes el equilibrio, pero acaso para conocer el bien no hay que saber que existe el mal? O como él mismo dijo “la oscuridad no es más que la falta de luz”, no pretendo que Albert Einstein me coja a cachetadas por intentar cuestionar sus ideas, por supuesto., además como podría si ya está muerto, o podría?, como puedo saber que pasaba por su mente, lo que, si se es que se acercó a muchas verdades, entre ellas, la de intentar descifrar la VIDA, más allá de los conceptos.

¿Si la VIDA es movimiento, si es lo que estás haciendo ahora para mañana, ósea que cuando se acaba el movimiento y se acaba el mañana, se acaba la VIDA?  podría ser un juego de palabras, o podría ser la realidad que busco? Pienso que la VIDA es el origen y que la MUERTE es el final. ¿Entonces no podríamos entender la una sin la otra? La VIDA y la MUERTE son conceptos iguales en todas las religiones, en esos temas no hay lugar a debate entre ellas. “Todo lo que tiene vida algún día morirá”. Es la impermanencia, un tema muy tratado por la filosofía budista.

Solo muere aquello que tiene vida y todo lo que nace está destinado a morir, lo que ocurra en el trayecto es una ilusión generada por nuestras creencias, conceptos, ideas, casi todas heredades, transmitidas de generación a generación, y amañadas por la tecnología, la nueva realidad que habita en el planeta. Pero esto sería tema de otra reflexión, quien sabe puede ser que la comparta…

¿Si solo podemos entender la VIDA partiendo de la MUERTE, si son los dos extremos de la misma cuerda, si una no existe sin la otra, que sucedería si un día se acaba la MUERTE?, tocaría exterminar la raza humana?, tendrá razón entonces, Yuval Noah Harari, cuando en una de sus famosas tesis plantea que “somos la última generación de nuestra especie”. Por increíblemente triste y fatalista que parezca, esto alberga la ilusión más grande. Si durante toda nuestra existencia nos han dicho cómo vivir, porqué vivir y para qué vivir, incluso cuando no nos decían nada, cuando nos dejaban creer que eran nuestras decisiones, cuando pensamos que actuamos en uso de nuestro absoluto derecho de libertad, eso es y era falso, es y era mentira. Si hemos y estamos viviendo engañados incluso por nosotros mismos, pues qué más da un engaño más. Creamos firmemente en la ilusión más grande y sanadora que existe: MAÑANA DEJAREMOS ESTA VIDA Y ENTRAREMOS AL REINO MAJESTUOSO DEL NO ES, LA MUERTE.

Hasta la próxima, espero comentarios………Es mentira¡¡¡¡¡


Patricia Monard Velásquez, es una abogada caleña con amplia trayectoria profesional. Post graduada de la universidad Pontificia Bolivariana, es hoy candidata a doctorado por una universidad española. En sus ratos de ocio escribe cuentos, pensamientos, reflexiones hasta ahora inéditos. Es la nueva columnista de Arrierías a partir de esta edición.

Total Page Visits: 73 - Today Page Visits: 2

Join the discussion One Comment

Leave a Reply