A partir de esta edición, presentamos a nuestros lectores un apartado especial en donde hablaremos de autores, compositores, músicos e intérpretes varios que han alcanzado meritoria fama y prestigio en todos los géneros musicales. Conciertos, propuestas, elementos básicos de comprensión y apreciación musical, historias, anécdotas y características especiales de quienes han labrado un prestigio por su trabajo, voz y presencia escénica, es la esencia de esta columna.

Un estudioso, conocedor de la música popularserá el encargado de esta sección, ha pedido a la dirección de Arrierías omitir su nombre. Es un periodista del Eje Cafetero quien firmará sus columnas con el seudónimo de TROVADOR. Bienvenido, entonces, amigo, escritor, periodista y crítico. Agradecemos sus aportes.

__________

UN MITO MÁS

Por: Trovador

Para Arrierías 71.

Hace algunos años estando en un concierto de tangos en la ciudad de Manizales, la bella capital caldense, alguien me preguntó sobre una noticia que circuló en casi todos los medios de la farándula suramericana: que Charles Romualdo Gardés, o, mejor, Carlos Gardel, el más eximio de los intérpretes del tango argentino -quien traspasó la historia de la música popular de su país-, había estado preso en una famosa cárcel ubicada en el extremo sur de la Argentina, en la muy conocida tierra del fuego. Ushuaia, una ciudad en la punta extrema al sur deSuramérica, era un centro penitenciario que causaba terror a quienes, luego de ser juzgados, eran enviados allí a pagar sus penas. Criminales de toda laya, como también perseguidos políticos,componían la masa deaterrados seres humanos que sufrían el frío intenso y la lejanía de la sociedad y de sus familias.

Gardel, por su trayectoria, sus bellas canciones, su timbre tan especial de voz y su trágica muerte en la ciudad de Medellín, se convirtió en una leyenda. Tanto es así, que el culto que se le reconoce en Colombia y, especialmente en la ciudad donde murió en un accidente de aviación, es casi que una religión para los amantes de la buena música, del tango, de la canción porteña.

Todo surgió como consecuencia de existir en una de las celdas de la terrorífica prisión fotos, escritos en las paredes con una firma que imitaba la original del gran cantante. De allí se pegaron investigadores musicales, penados y algunos críticos corroídos por la envidia para decir que el gran Carlitos Gardel había estado allí preso como consecuencia de un robo o, decían otros malquerientes, de ser campanero de un asesinato cometido.

En los registros del penal no aparece el nombre del cantante como interno como tampoco un registro de juzgamiento ni orden de un juez con su debido proceso y la resolución de condena y traslado a Ushuaia. Otra mentira más en contra de un gran ser humano que tenía como principio de comportamiento la solidaridad y el desprendimiento de sus ganancias o posesiones personales para darlo al más necesitado y a sus amigos.

También circuló lamentira de su nacimiento en Uruguay. Un amigo me regaló en la ciudad de Medellín un texto donde el autor del mismo elabora una novela de pasiones, muertes, violaciones y otras sandeces más. Una gran mentira, pero esta historia, la contaremos más adelante.

———-

Otra gran falsedad musical ha circulado por el mundo artístico hace cientos de años: la voz del ser humano, por su potencia, es capaz de reventar vasos o cristales. Esa aseveración es un imposible físico. Ni el potente claxon de un barco es capaz de romper cristales.

Los castriati

———-

La mujer estuvo marginada, por muchos años, de la participación activa en los escenarios ya fuere cantando, bailando o haciendo gala de sus virtudes artísticas. Un absurdodel machismo y la misoginia que aún persiste en sociedades cerradas y fundamentalistas como las extremistas del islam. Pues esa exclusión se dio, especialmente en la ópera.

En la Italia del siglo 18, por ejemplo y ante la prohibición, los papeles de las mujeres las asumían hombres de rasgos femeninos y con voces aflautadas. Algunos niños se sometían a la castración y esallí donde aparece la figura del castrati o castrado siendo uno de los más famosos un hombre de facciones femeninas y bella voz quien iniciara todo ese proceso. Su nombre Carlo Broschi, con nombre artístico Farinelli,cantante que se enriqueció con su participación en grandes obras operáticas de la época. Hoy existen artistas con voces muy delgadas y sin recurrir a la castración. Desarrollan una gran técnica vocal y se denominan contratenores.

———

Remate: agradezco a las directivas de la revista digital Arrierías su invitación a participar con apuntes generales de la música. Haré el esfuerzo máximo porque mis comentarios y escritos sean para ustedes novedosos y ayude a la formación de personas con un buen conocimiento de las bases de la música, especialmente del género popular.

Farinelli

Total Page Visits: 78 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply