MANIFIESTO 2020

La aurora te conecta con el día cuando el universo es el maestro

La esperanza nace del milagro de vivir

La FE  desintegra todos los miedos

 El buen ánimo es el mejor consejero

 Perdonar es un don

Los mejores amigos están siempre a tu lado aunque no los puedas ver

Nada se logra por las propias fuerzas, demanda un poder sobrenatural alcanzar los imposibles

Entender la sabiduría del límite, sin renunciar a la libertad

La sublimación y el altruismo son buenas coordenadas para emprender la aventura de vivir

La fuerza inagotable del amor, todo lo transforma

El silencio resuelve lo que la palabra no alcanza

La naturaleza,  sigue siendo desconocida para los humanos, sus leyes las gobierna el tiempo

 Los árboles tienen su propio idioma, igual las aves del campo, las flores, el fuego,  el agua, el viento, el cielo los astros…     son  el lenguaje del universo

El equilibrio tiene el peso de una pluma

Existen reconstrucciones que ameritan el haberse destruido

Me gustaría ser recordada como un enigma, un misterio, una promesa de conquistarlo todo para alcanzarlo todo

Colocando todo en su lugar encuentro mi lugar

Las miradas dejan huellas que no se pueden sepultar

Si somos parte del equilibrio universal mi desequilibrio también hace parte

Los hijos pueden ser las brújulas

Si mi imaginación sirve de algo puedo utilizarla para detener la avalancha de la preocupación.

Un viaje inaplazable es,  a la geografía  de nuestra propia alma, para salir a recorrer el mundo

La bondad  es  un don de la sabiduría

La paciencia es la ruta para ver los mejores resultados

Si el día no te habla examina el oído

Hay cansancios que descansan en un abrazo.

………………………………………………………………………………………………………………………………

LOS ANIMALITOS DE DIOS

La noche tibia del mes de agosto, la recuerdo como si fuera ayer, el compadre sentado en la silla de madera y cuero, la lámpara Coleman iluminando la noche, los perros echados a nuestros pies, unas ranitas hacían el coro y las inquietas polillas danzando entorno de la  brillante luz.

Los animalitos de Dios… trajeron a la memoria del compadre, la historia de Chucho Puertas , hombre reconocido en la vereda por sus particulares anécdotas, recuerda cuando la  tarde iba cayendo en la Vereda  del  Viento, así llamada por el silbato  que  se escuchaba  y acariciaba los  cafetales, plataneras y guaduales, allá  por el camino de herradura venía  alguien, era  muy conocido entre labriegos y finqueros, vestía  un saco de paño y pantalones de dril caqui, un sombrero barbisio tan raído y sudoroso como todo su vestuario.

¡Es Chucho Puerta! dicen todos en coro,  su aparente locura a todos confundía  por todo lo que decía, su inteligencia era  vivaz y espontaneas  sus respuestas.

Buenas tardes señora Dorita, saludó a mi tía, arrugada por los años y las duras faenas expuestas  a los  rayos del sol,  contaba el compadre con ánimo de buen narrador de historias.

La tía Dorita, allá en su finca fumaba  un largo tabaco cuya mitad  mascado en su boca, mientras la otra mitad aun  ardiendo la entretenía.

-Sígase para dentro, Chucho -Muchas gracias señora Dorita -Le provoca a usted un cafecito? –Eso está bien le responde, y si viene con unos frijolitos, unas tajaditas fritas y un huevo yo le agradezco

Todos los que estaban  en el corredor surcado por chambranas  y adornado por helechos bien cuidados, rieron al escucharlo, semejante respuesta del viejo loco, dejaba en entredicho su verdadera identidad.

Chucho,  cruza el corredor en busca del comedor, se sienta,  ante la seña que la tía le hace de tomar asiento, instalado cómodamente, suspira imaginando el café acompañado del festín al paladar  y de pronto de uno de los bolsillos del saco va asomando la cabeza de una pequeña serpiente, la llamó  Tierrita,  todos exclaman asustados, ¡Chucho, Tienes una serpiente en el bolsillo!

No se preocupen responde el viejo muy calmado, son los animalitos de Dios que me acompañan… y así esa tarde todos asombrados se quedaron entendiendo la particular mirada, del loco que los visitaba.

Total Page Visits: 234 - Today Page Visits: 1