1.«Como a los 15 minutos, llegó una ambulancia, pero solo confirmó lo que ya se sabía: el señor estaba muerto». La noticia en el periódico Vanguardia hablaba de un accidente en el que murió un peatón, en una vía de Bucaramanga. El idioma español es taxativo (preciso), por lo tanto, no es acertado decir que la ambulancia confirmó que el peatón había muerto. ¡Ni porque fuese el auto fantástico! Pero de ser así sería solamente eso: un auto fantástico (de fantasía, irreal). Fueron los paramédicos (a bordo de la ambulancia) quienes emitieron ese parte. Mejor redacción: «Como a los 15 minutos llegaron los paramédicos de una ambulancia, quienes confirmaron que el señor estaba muerto».

2.- «… hicieron allanamientos para encontrar contrabando, y encontraron 500 locales con mercancía ilegal». El no usar sinónimos, en lo cual es rico el idioma castellano, lleva a repeticiones deslucidas como esta de César Chaparro Pinzón, de Caracol Televisión. Él informaba sobre allanamientos de las autoridades policiales en algunos centros comerciales del centro de Bogotá, en donde se venden mercancías ilegales. Pudo haber dicho, sencillamente: «…hicieron allanamientos para encontrar contrabando, como el hallado en 500 locales».

3.-«(…) la muerte te separa de todo, es un adiós a los honores, a la familia, a los amigos, amigas, a las riquezas; es un adiós a todo». De un artículo del sacerdote Mariano de Blas, en la página Catholic.net. También fuese bueno darle muerte o decirle adiós a la matraca de duplicar los sustantivos. ¡Es gramática, por Dios; no es anatomía! En gramática, los sustantivos masculinos recogen a los femeninos (que no son personas, fíjense bien los necios), luego cuando hablamos de amigos se compromete a las mujeres que también tienen amistad con uno. Por lo que se puede deducir, en los seminarios también la enseñanza de la gramática brilla por su ausencia. Corrección: «(…) la muerte te separa de todo, es un adiós a los honores, a la familia, a los amigos, a las riquezas; es un adiós a todo».

5.- «… no vote por XY, pero de lejos esta siendo las cosas mejor que las que hizo NZ». De un comentario de Jaime Hernández Arias, lector del diario Vanguardia. Las tildes, al parecer, «desaparecieron» del teclado del computador del señor Hernández, por eso no se ven en los verbos voté y está. Además, tiene él una notoria confusión con los verbos hacer y estar. Hacer las cosas bien también implica, por ejemplo, aprender a escribir correctamente. Ese verbo (hacer) era el que necesitaba emplear en su segunda oración gramatical: «…pero de lejos está haciendo las cosas mejor…».

6.- «Ha sido párroco en varios colegios y parroquias del Puerto Petrolero». En referencia al nombramiento del sacerdote Orlando Olave Villabona como obispo de Tumaco, en el diario Vanguardia cayeron en dos errores: uno, los sacerdotes no son párrocos de colegios, aunque sí pueden ser sus rectores. Los presbíteros pueden ser capellanes en colegios, cárceles, asociaciones distinguidas y congregaciones católicas, pero no párrocos. Un párroco es un presbítero que dirige una comunidad católica, tiene por sede una iglesia, una casa cural, preside los actos litúrgicos y funge como director espiritual de sus feligreses, es decir, de los miembros de su parroquia. Además, la oración comentada quedó con una repetición inútil: que el sacerdote aludido ha sido párroco de varias parroquias. ¡Pues, claro! No podría ser párroco de un estadio. La información cultural no hace daño, al revés; en las salas de redacción de los periódicos, canales de televisión y emisoras, eso es, precisamente, lo que más falta. Dos, puerto petrolero es una denominación común que se usa para la ciudad de Barrancabermeja, pero no es un nombre propio; por esa razón, no necesita iniciales mayúsculas.

7.- «El hecho ocurrió en la ciudad de Santiago del Estereo». Si el redactor de esta oración, en el diario La Opinión, de Cúcuta, estaba pensando en una emisora con sonido estéreo se equivocó doblemente: primero porque estéreo lleva tilde en la primera ‘e’; y segundo porque el topónimo (sitio geográfico) existente en Argentina no se llama Santiago del Estereo, sino Santiago del Estero; sin la tercera ‘e’. Pareciera que hubiese quedado traumatizado con la información de la noticia, que hablaba de la infidelidad de una mujer con su vecino; ambos fueron descubiertos por el marido traicionado, cuando este pudo acceder a uno de los celulares, en donde había «acción copulativa» que desvelaba la infidelidad de la fémina. Ese hecho sucedió en Santiago del Estero, que no tiene nada que ver con esteras. ¿En ellas pensaría el redactor de marras?

8.- «Una de las senadoras más representativas del Centro Democrático, se convirtió en mamá y Amapola, la puso al filo del abismo». «Joya» de la revista Cromos. ¿Cómo haría esa mujer para convertirse en mamá y Amapola? La afirmación aludía a Paloma Valencia, política de Popayán; lo difícil es creer que ella sea ese híbrido: mamá y Amapola. (Este último vocablo con inicial mayúscula porque es el nombre de su hija). Pero ni aun así cuadra esa desconocida mezcla. Pero ocurrió porque el redactor de la entrevista aplicó mal la coma (que tantos desdeñan dizque porque no sirve para nada); en vez de ponerla detrás de la palabra ‘mamá’ (donde debía ir), la corrió hasta Amapola. Además, sobra la coma que puso enseguida de la palabra democrático. Así fue como la señora Valencia terminó convertida «en mamá y Amapola». Corrección: «Una de las senadoras más representativas del Centro Democrático se convirtió en mamá, y Amapola la puso al filo del abismo». Así, Paloma sigue siendo Paloma, y Amapola, Amapola.

9.- «… pido también perdón a quienes se sienten que sus diferencias y derechos han sido ofendidos y vulnerados de alguna manera por mí». Según publicación de El Espectador, estas son palabras del pastor evangélico Miguel Arrázola, de la secta Ríos de Vida, que amenazó de muerte, durante un sermón, al periodista de Cartagena Lucio Torres. A la soberbia, con la cual da pésimo ejemplo a sus seguidores y contraviene lo que predica, el religioso suma su atropellada forma de hablar. Ya había pronunciado en su amenaza que tenía hombres «tabluos» (por ‘tabludos’, es decir, fuertes) a la mano para arremeter contra Torres. Después, en su «arrepentimiento», les pidió perdón «a quienes se sienten que sus diferencias y derechos» habían sido vulnerados. Sobra el pronombre se en esa oración. Así: «…pido también perdón a quienes sienten que sus diferencias y derechos han sido ofendidos y vulnerados de alguna manera por mí».

10.-«Los últimos episodios en esta cadena de barbarismos condujeron al retiro definitivo de las Hormigas Culonas del Paseo del Comercio». De un comentario de Rafael Gutiérrez Solano, articulista del diario Vanguardia. Veamos: 1. Barbarismo es un error lingüístico. Las figuras de hormigas culonas que alguna vez fueron instaladas en el Paseo del Comercio, de Bucaramanga, pero fueron atacadas y dañadas por gamines, no cometían barbarismos porque no hablaban ni escribían, obviamente. 2. Las palabras hormigas culonas no tenían por qué ser escritas en mayúsculas iniciales; son un sustantivo común, la primera; y un adjetivo calificativo, la segunda. Al derecho: «Los últimos episodios en esta cadena de destrucciones condujeron al retiro definitivo de las hormigas culonas del Paseo del Comercio».

11.«El nuevo dirigente conservador ‘transfuguista’ aseguró que el uso de las amenazas con expulsión y destierro…». A raíz de la ley que en Colombia permite que un militante de un partido político lo abandone para matricularse en otro, a algunos periodistas les dio por inventar el adjetivo «transfuguista». Aunque lo escriban entre comillas (sencillas o dobles), es espurio. En realidad, lo que quieren decir es tránsfuga, vocablo castizo e incluido en el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE). Así se llama a una persona que va de un partido político a otro. Dos: la preposición con no era la precisa para referirse a una amenaza, sino la preposición de. Entonces: «El nuevo dirigente conservador tránsfuga aseguró que el uso de las amenazas de expulsión y destierro…».

12.- «Luego de que el Presidente la posesionara, Margarita Cabello se refirió a lo que hará como Ministra». Expresión publicada en una noticia del periódico El Tiempo. Tres errores en esta oración gramatical: 1. El sustantivo presidente (y todos los que designen cargos) se escribe en minúscula inicial. 2. El verbo posesionar debe estar en pretérito simple del modo indicativo, no en pretérito imperfecto del modo subjuntivo (que señala una acción tras de otra). 3. El sustantivo ministra se escribe con inicial minúscula. Corrección: «Luego de que el presidente la posesionó, Margarita Cabello se refirió a lo que hará como ministra».


REDACCIÓN DE HISTORIAS

Seguramente usted tiene una o varias historias por contar en un libro, pero carece de tiempo, o de habilidades para hacerlo. No se preocupe. Confíe ese trabajo a manos y mente expertas. Contácteme, ​su anhelo se hará realidad.

JAIRO CALA OTERO

Asesor en comunicación y experto en lingüística

315 401 0290 / mundodepalabras@admin


PÍLDORAS IDIOMÁTICAS

NO SE DICE: Mañoso (significa hábil, ingenioso).

SE DICE: Resabiado, vicioso.

NO SE DICE: Culturalizar.

SE DICE: Culturizar.

NO SE DICE: Carnavaliar.

SE DICE: Gozar el carnaval. (O semejantes).

NO SE ESCRIBE: Recordman.

SE ESCRIBE: Plusmarquista; hombre récord.

NO SE ESCRIBE: La víctima estaba sentado.

SE ESCRIBE: La víctima estaba sentada. (Aunque se hable de un hombre).

NO SE ESCRIBE: Este arma.

SE ESCRIBE: Esta arma.


¿CÓMO SE ESCRIBE…?

Curso práctico de ortografía, sin memorizar las reglas académicas. En la comodidad de su casa, con horario que usted mismo elige, reciba por correo electrónico sencillas lecciones para aprender a escribir bien.

INFORMACIÓN

JAIRO CALA OTERO

Experto en ortografía

mundodepalabras@gmail.com

315 401 0290 / 313 422 5623

Total Page Visits: 187 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply