COLUMNA PALABRA EMPEÑADA

Muchos conciudadanos creen que la mejor manera de obtener ingresos es porque el estado los debe mantener: bien sea porque los emplean y utilizan en alguna labor o porque los premian con subsidios. Pero al final, cualquier estado o país en el tercer mundo NO es capaz de sostener a la totalidad de sus habitantes.

Hoy, cuando nos enfrentamos a unas campañas políticas para congreso de la república y presidencia, escuchamos con asombro como algunos candidatos de manera irresponsable hacen creer que con su elección el estado les va a solucionar su situación económica y social, pero lo que más sorprende, es que muchos incautos creen a ciegas en estas macabras ilusiones.

La mejor manera de generar bienestar y estabilidad económica en las comunidades, es  cuando se puede generar empleo en los sectores privados, animados y apoyados, bien sea por el sector público, la banca o recursos propios.

Y existen muchos ejemplos de emprendimiento y visión de negocios en un mundo  exigente y cambiante. 

Los que tenemos la fortuna de vivir en una localidad pequeña y nos sostenemos económicamente de lo que produce la tierra, vemos muy complacidos como el esfuerzo, la disciplina y tesón de muchos coterráneos se ve recompensada con los exitosos logros y emprendimientos comerciales basados en los productos que se producen directamente en los municipios, dándole un muy buen valor agregado, además, ayudando a la generación de empleo y balance social.

Quiero resaltar el esfuerzo de muchos caficultores que han sido capaz de posesionar un excelente café, creando su marca propia, con identidad en el estilo y forma de producir la bebida aromática y energizarte más importante del planeta, creando sus propias tiendas de venta directa al consumidor, enriqueciendo los gastrobares de los municipios y generando progreso y desarrollo urbano y empresarial.

Pero hoy quiero destacar la labor de unos jóvenes visionarios y emprendedores quienes en los últimos tres años, han queriendo hacer empresa dándole identidad y prestigio a otro renglón agrícola significativo del norte del Valle del Cauca como lo es la del plátano,  creando un “snack” (bocadillo o pasa boca) ecológico, novedoso en su presentación, y potencialmente extraordinario en su comercialización. 

Aprovechando la cultura y enseñanzas gastronómicas de nuestras madres y abuelas, y adaptándola para su elaboración y fabricación con los medios tecnológicos que existen, el grupo CLEVER está promoviendo y comercializando de manera integral (con proyección social, ambiental y empresarial) una novedosa galleta que desde ya es un verdadero “HIT”.

¡Eso es hacer patria! Es gratificante conocer de primera mano el impacto que estos tipos de emprendimiento están generando en los municipios y regiones de Colombia.

Pero insisto, el apoyo gubernamental es decisivo para el fomento y desarrollo económico en el campo. El valor agregado y la generación de empresa es mucho más fácil con programas y leyes estatales que velen por el estímulo para los campesinos y sus familias.

Y como ya pronto se vienen las elecciones de congresistas (domingo 13 de marzo), les recomiendo salir a votar. No dejemos que los demás decidan por nosotros, más bien, todos mis compatriotas tienen en sus manos la herramienta más poderosa para castigar y/o premiar a los padres de la patria (que son los que hacen las leyes y deciden cual va a ser el presupuesto nacional).

Hay que salir a votar por aquellos que trabajan por el bienestar de nuestros campesinos, de nuestros pequeños y medianos empresarios, por todos los deportistas, las asociaciones comunitarias y por el buen desarrollo de nuestro dolido país.

QUE VIVA LA LIBRE EMPRESA!

QUE VIVA LA DEMOCRACIA!

Total Page Visits: 432 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply