Arrierías 84.

A raíz de nuestra nota periodística sobre la situación anormal que viven los niños y padres campesinos en Caicedonia y que la administración municipal recibiera, como complemento de los padres de familia, un derecho de petición a la alcaldía para que, de oficio y de manera inmediata se diera una solución al transporte rural que por ley debe darse, sin excepción al ya tradicional abandono del campo, como por arte de birlibirloque, apareció la solución casi que en forma inmediata.

Luego de mes y medio sin recibir el obligatorio beneficio, por fin se encontró una solución. Aquí cabe una inquietud: ¿por qué las autoridades no planifican, una vez terminado el periodo escolar, la prestación del servicio del transporte y escoger objetivamente a quienes prestan el servicio de alimentación en los centros educativos rurales?

LA RESPUESTA

Leímos con detenimiento la respuesta al derecho de petición, oficio firmado por el secretario de educación y cultura municipal, y allí encontramos varias afirmaciones que riñen con la objetividad de los derechos fundamentales de los niños, artículo 44 de nuestro Ordenamiento Jurídico, en cuanto a la seguridad y protección de los menores. El jurista que responde (desconocemos su nombre) habla de “corresponsabilidad” y en uno de sus apartes dice “la familia, la sociedad y el Estado son corresponsables en su atención cuidado y protección” (sic). Y más adelante agrega una afirmación cuya hermenéutica asombra por la sin razón de esta: “…por lo anterior, la familia debe efectuar el respectivo acompañamiento y realizar las acciones necesarias con la institución educativa en la que se encuentre matriculado el estudiante…” y cita el artículo 39 de la ley 1098 del 2006 en cuanto a las obligaciones de la familia: “protegerles contra cualquier acto que amenace o vulnere su vida, su dignidad y su integridad personal”.

Pues respetado jurisconsulto, la obligación de la familia en cuanto a la protección de los niños se refiere en ese artículo a su entorno familiar, pero cuando el niño sale de su casa en la zona rural y toma el transporte, la obligación de la protección recae sobre el Estado y sobre los encargados del transporte. No se equivoque en este sentido, señor secretario de cultura. Un campesino no puede dejar sus obligaciones de arduo trabajo en el campo para acompañar a sus hijos en grandes distancias hasta llegar al centro educativo y luego, en horas de la tarde, regresar a recogerlos. Eso, señor abogado, es OBLIGACIÓN DEL ESTADO y usted, el municipio y la gobernación, en este caso, son Estado y lo que llenan corresponsabilidad, es de ustedes, no de los padres de familia. Es una forma sesgada de desmontarse del caballo por las orejas.

———-

EL PAE

Los padres de los niños, en el caso arriba planteado, se reafirman en la denuncia del poco y deteriorado alimento que muchas veces reciben los niños. Tenemos declaraciones de frutas podridas, alimentos de supermercado vencidos y otras cosas más que desmienten en la respuesta al derecho de petición. Raro que la denominada supervisora y la veedora aseguren la excelencia del servicio. Pregunta, ¿esa afirmación la comparten todos los padres de familia?, ¿se les consultó?, ¿una mentira más?

Hay que reconocer que la administración municipal no sólo solucionó el problema del transporte, sino que mejoró ostensiblemente la alimentación deficiente que se venía dando hasta la presentación del derecho de petición que hizo la comunidad.

  • “Estamos felices. A nuestros niños les están dando una alimentación adecuada”- fue el comentario que hicieron los padres de familia ante la dirección de Arrierías. Bien, alcaldesa.

———-

Muy buena la organización de la muestra artesanal y de emprendimiento en semana santa. Hubo visita masiva de turistas y habitantes del pueblo a dicha feria donde, para admiración de los asistentes, muchos campesinos, dueños de pequeños predios, presentaron su producción artesanal de cafés orgánicos especiales. En la parte final de esta edición Turismo, Gastronomía, Arte y demás, relacionamos a quienes allí hicieron presencia con su oferta. Podemos concluir que Caicedonia está recuperando su imagen de tener nuevamente en la oferta de café, el MÁS SUAVE DEL MUNDO. Invitamos a nuestros lectores a leer detenidamente esta sección cultural donde aparecen teléfonos de los productores del café artesanal de Caicedonia para que prueben, consuman y se deleiten llevando un mensaje de esperanza económica a toda la gente que labora en nuestros campos. Felicitaciones.

———-

A propósito, los artesanos y emprendedores de Caicedonia claman por un espacio fijo para promocionar su trabajo. Es una manera correcta de devolver a los campesinos todas estas décadas de crisis cuyo impacto en la zona rural ya es lo suficientemente estudiado y conocido. La alcaldesa tiene la gran oportunidad de pasar a la historia como una de las mejores de la administración municipal si abre este espacio. Hay organismos nacionales de fomento al turismo, al emprenderismo que pueden aportar en este proceso de iniciación. Sugerimos el Parque Infantil donde los espacios adecuados serían única y exclusivamente para nuestros artesanos, nuestra gastronomía. Otro espacio emergente, mientras se construye y adecua el Parque Infantil, sería el centro educativo José Eusebio Caro, frente al colegio bolivariano.

———-

El día en que Caicedonitas en general, comerciantes y negocios apoyen nuestro café artesanal, nuestras artesanías, Caicedonia será un gran polo de desarrollo. La raigambre, el sentido de pertenencia y el apoyo a pequeños empresarios, permitirá un gran futuro para los jóvenes, para nuestros hijos. ¿Apoyará esta idea señora alcaldesa? Esperamos que sí.

———-

Nota Luctuosa.

Con un gran sentimiento de solidaridad y compañerismo, acompañamos, desde la Revista Arrierías, a nuestro amigo y contertulio Mario Giraldo, y por extensión, a toda su familia y allegados en estos momentos sorpresivos de pérdida de dos seres queridos en el lapso muy corto de tiempo.

Primero lamentamos la desaparición de MARÍA CELINA GIRALDO y sin que la familia se hubiera repuesto sucede la muerte de ALBA PATRICIA GIRALDO, una de las mellizas tan apreciadas y reconocidas en la sociedad caicedonita.

Hacemos votos por la resignación y aceptación, por parte de la familia, de estos infortunados sucesos para los cuales nunca se está preparado.

———–

Grata sorpresa, por la cual estamos muy agradecidos, se llevó el Grupo Directivo de la Revista Digital Arrierías, al tener en nuestras manos la edición impresa de la Edición 82, obsequiada por nuestro colaborador, General (R) Fernando González Muñoz, poeta, escritor de raigambre caicedonita quien enaltece nuestro propósito de difundir un trabajo colectivo y continuado que nació como una idea y con cada edición se ha ido posicionando en el colectivo de lectores y colaboradores.

Total Page Visits: 29 - Today Page Visits: 1

Join the discussion One Comment

Leave a Reply