¿EL MEJOR VIVIDERO DEL MUNDO?


Hace ya varias décadas Caicedonia tiene un eslogan o identificación publicitaria donde se reconoce como el “mejor vividero del mundo”. Su clima, sus habitantes, abiertos, amistosos, que hacen que el visitante sienta que está como en familia; sus calles y carreras amplias, espaciosas que lo ubican como uno de los municipios mejor trazados del país; su rica naturaleza productiva en cafés especiales, cítricos, plátano y, en fin, muchas cosas más, han hecho de Caicedonia una zona colombiana del buen vivir. De ahí su identificación, sin embargo…. Sus actuales problemas de índole económico y social nos hacen dudar de ser reconocidos o estimados como mejor vividero. Empezamos a detallar algunos de esos problemas para justificar nuestra apreciación:

– La indisciplina social que afecta al colectivo: motos circulando a grandes velocidades por calles, sin control alguno que han originado muertos, lesiones y temor entre desprevenidos transeúntes. En el municipio solo hay tres puntos con esquinas semaforizadas y, sin embargo, motos, bicicletas y hasta automotores violan los pares obligatorios. Una zona crítica es la esquina cerca al sector galerías.
– El crecimiento desmedido de la ciudad donde avorazados constructores levantan edificios o sectores urbanísticos (igual que en el departamento del Quindío), sin que se explique a sus habitantes cuál será el efecto de ese desmedido “desarrollo” en la prestación de los servicios públicos a futuro.
– El estacionamiento de motos y vehículos en calles de alta circulación. Siendo Caicedonia un municipio de amplias calles, sólo hay dos carreras de una sola vía. El resto, lo han convertido en zonas de doble vía y de parqueo, dificultando la movilidad o la circulación de esos sitios. No hay una definición clara de lo que es una carrera o una calle y del porqué la mayoría son de doble circulación.
– Hay un excelente servicio de recolección de basuras, pero la indisciplina social hace que muchos hogares saquen a destiempo sus desperdicios caseros a las calles en cajas o bolsas que son un festín para ratas y gallinazos. Un desastre.


Son más situaciones que iremos desnudando en ediciones posteriores.



UNA INFAMIA
Desazón, rabia e impotencia sentimos los habitantes de la zona montañosa del Quindío y norte del Valle. Ocho meses y no han resuelto el problema del puente sobre el río Barragán. Promesas, mentiras, más promesas e incumplimiento de lo que se pacta por parte de los burócratas con los ingenuos habitantes del sector. Cada mes hacen reuniones para seguir mintiendo. Mientras tanto, la economía de la zona, la salud y el desempleo hacen estragos en los ya lacerados presupuestos familiares de los más humildes. ¿Hasta cuándo esta injusticia? Luego por la voz atragantada de ira e impotencia de miles de afectados por la mentira y la estulticia, los burócratas del Estado se preguntan el por qué de la protesta social.


GASTRONOMÍA


A pesar del aislamiento de la zona cordillerana y del Quindío con el sur del país, algunos negocios de comida se han sostenido, casi que, a perdida, pero siguen trabajando con la esperanza de pronta resolución a sus problemas generados por la naturaleza y la desidia del Estado en la reparación de daños emergentes. Uno de esos sectores es el de la gastronomía.


En nuestras visitas constantes a la región, Arrierías quiere resaltar aquellos sitios gastronómicos que merecen un reconocimiento por el servicio, los costos y la rica comida que ofrecen al público. He aquí algunos visitados:


1- Uno de los sitios de más avance en calidad de servicio, exquisitez del menú, la frescura del sitio donde están ubicadas las mesas, en fin, un restaurante que vale la pena visitar es La Cabra Loca, sector Laureles, al norte de la ciudad de Armenia. Además de la rica oferta de platos que nos recuerdan la comida que con amor elaboraban nuestras abuelas, el lugar tiene una sala especial que sirve como café cultural, café de origen que los mismos propietarios del restaurante producen en un pequeño predio rural. La Cabra Loca tiene una particularidad: se ha convertido en centro de lanzamiento de libros, conferencias y tiene una biblioteca donde personas pueden asistir a leer y degustar la variedad de ofertas en la preparación de su café. Sitio tranquilo a cuya terraza en primer piso llego el aire fresco del inmenso guadual que sirve de refugio a bellas aves y algunos animales silvestres que transitan su sendero ecológico. Bien por Armenia.


2- Restaurante LA HABANA, en Sevilla Valle, lugar que ha ido posicionándose como uno de los mejores en el norte del Valle del Cauca. La carta que contiene mariscos, pescados, carnes y arroces servidos en preparaciones diversas, más el servicio y forma atenta de atención de jovencitas universitarias donde el trato preferente al cliente es llamativo, hacen de La Habana, un restaurante de obligatoria visita para la inmensa cantidad de turistas que llegan a visitar al bello municipio que integra el Paisaje Cultural Cafetero reconocido por la Unesco. Su sopa de pescado, como entrada, es campeona. Bien por Sevilla.


3- En Caicedonia Lagos Bellavista es quien ha tomado la ventaja por servicio, la variedad en la preparación de pescado, el sancocho de gallina con ese sabor típico montañero de nuestros ancestros. Alberto Osorio, su propietario, es quien enfrenta, en compañía de avezadas mujeres del municipio expertas en comida casera, la preparación del variado menú que ofertan. Quienes aman la pesca hacen preparar lo que saquen del lago en el mismo restaurante. Sitio amplio y agradable que ha servido de punto de encuentro de asociaciones, bachilleres, profesionales. Hay una buena oferta en el menú: los Combinados. Llegue allí, amigo lector y pida esta gran oferta gastronómica. No se arrepentirá. Bien por Caicedonia.


En próxima edición estaremos promocionando otros restaurantes del Paisaje Cultural Cafetero. Servicio gratuito que Arrierías presta como una manera de orientar a quienes nos visitan, sobre sitios confiables y serios en su gran oferta gastronómica.


Informes dados a la redacción de Arrierías dan cuenta de la visita que en diciembre hará la Unesco para revisar el estado actual de los municipios reconocidos como parte del Paisaje Cultural Cafetero. De hecho, de esos municipios reconocidos como tales, muchos han conservado firmemente las exigencias establecidas para lograr el reconocimiento. La pregunta del millón: ¿Caicedonia ha cumplido los requisitos para tal distinción? En edición del mes de agosto estaremos presentando un detallado informe al respecto.


PROYECTOS CULTURALES


Pakiko Ordóñez, reconocido y meritorio cineasta nacido de Santander, pero afincado hace muchos años en el Valle del Cauca, y su inseparable compañera de aventuras y proyectos, Yully Milena Ruiz Sabogal, vienen trabajando con las uñas en la implementación de un gran proyecto multicultural que convertirá a Caicedonia en un verdadero centro donde la cultura popular sea ejemplo a nivel nacional.


La escuela de cine que el maestro Ordoñez inició y continua en Cali con extensió0n a Caicedonia por su deseo de aportar a la tierra de su esposa y a su hijo Lautaro, violinista, hizo que su experticia, sus conocimientos y ganas de hacer proyectos culturales en favor de los niños y los jóvenes, llegaran a esta tierra de promisión donde la cultura, hace décadas, no es la misma de lo que fuera a mediados y años después la segunda mitad del siglo 20.


En Caicedonia hay que recuperar la educación cívica y cultural. En ello trabajan algunos gestores e impulsores de la vida cultural del municipio, lo hacen calladamente ante la falta de presupuesto y, por qué no decirlo, de la voluntad de los diferentes gobernantes municipales que burocráticamente han transitado en la silla de la alcaldía.

Proyectos musicales como el dirigido por Diego Fernando Fernández director de la Fundación DDFF, los estudios sobre Paisaje Cultural Cafetero hechos por Guillermo Escobar y otras propuestas culturales que hay sobre la mesa, pueden catapultar a Caicedonia como un verdadero centro piloto cultural del Eje Cafetero. Hay voluntad y liderazgo de algunos quijotes, esperemos que la voluntad de dirigentes de la cosa pública despierte para lograr el objetivo central que dichos proyectos tienen como esencia: lograr que los niños y jóvenes de Caicedonia puedan desarrollar sus aptitudes artísticas y puedan tener un futuro con DIGNIDAD, esencia de nuestro Ordenamiento Jurídico.


Nuestro compañero José Emilio Yepes hace una alusión al centenario municipal de Caicedonia y sirve de abrebocas para difundir que la edición 75 de la Revista Digital Arrierías publicará artículos que permitirán conocer esa otra parte de Caicedonia, su vida como Municipio, orígenes y entornos, diferentes a los consabidos y conocidos detalles de la fundación que conmemora 113 años.

AMOR POR LA TIERRITA


JOSE EMILIO YEPES RIVAS.


Los que hemos tenido la fortuna de haber nacido, o los que han sido adoptados como hijos, en la Centinela del Valle, sentimos gran orgullo porque sabemos que vivimos en un pueblo fantástico, lleno de buen clima, exuberancia en su naturaleza y generosidad en sus gentes.


Pero, además, los que hemos podido hacer parte de la historia social, educativa, cívica y económica de Caicedonia hoy sentimos mucho más orgullo el ver, que el esfuerzo de unos hombres y mujeres pujantes se cristaliza al cumplir Caicedonia 100 años de reconocimiento jurídico como municipio.
Que orgullo hacer parte de la familia de arrierías y poder compartir con ustedes estas efemérides, que recogen el reconocimiento de los sueños y la capacidad de muchos compatriotas.

Total Page Visits: 95 - Today Page Visits: 1

Leave a Reply